La salida del sol por su poniente y el cierre de la puerta del Tawba.


Recogió Muslim, de Abu Huraira, que dijo el Mensajero de Al-lah (s.a.w.): “Hay tres hechos que cuando sucedan no les beneficiará la fe que no haya tenido antes, o no la haya adquirido con bien: La salida del sol por su poniente, el Dayyal y la Bestia de la Tierra”.

Recogieron At-Tirmidhi y ad-Daraqutni, de Safwan ibn ‘Asal al-Muradi, que oyó decir al Mensajero de Al-lah (s.a.w.): “Ciertamente, en el poniente hay una puerta que está abierta al tawba o arrepentimiento; sus dimensiones son de setenta años y no se cerrará hasta que salga el sol por ese lado”. Dijo At-Tirmidi: Hadit Hasan Sahih. Y añadió Sufian: “`[La puerta se encuentra] en dirección a Sam; Al-lah, el Altísimo, la creó el día que creó los cielos y la Tierra, abierta concretamente para la tawba y no se cerrará hasta que salga el sol de él”

Y mencionaron Abu Ishaq at-Ta’labi y otros de los mufassirín, en el largo hadit de Abu Huraira, del Profeta (s.a.w.), lo que significa: “Que el sol sera consagrado a los hombres hasta que abunde la desobediencia en la Tierra y desaparezca lo lícito sin que haya nadie para ordenarlo. En el lapso de una noche, el sol se quedará bajo el Trono; cada vez que se postre y pida permiso a su Señor (subhana wata’ala) por donde salir no recibirá respuesta, hasta que la luna se encuentre con él, se postre conjuntamente con el sol y pida permiso por dónde salir sin que reciba respuesta. Hasta que se sentarán ambos por un lapso de tres noches para el sol y dos noches para la luna. No se sabrá la duración de esas noches, excepto los mutahayyidun (o realizadores del tahayyud) en la Tierra. Serán, ese día, una pequeña partida en cada uno de los territorios de los musulmanes. Y cuando se completen para el sol y la luna el plazo de las tres noches, Al-lah el Altísimo, les enviará a Yibril (a.w.) que dirá: Ciertamente, el Señor, subhana wata’ala, nos ordena que regreséis a vuestro poniente para que salgáis por él y no tendréis ni alumbramiento ni luz ante Nosotros. Entonces, saldrán negros de su poniente: ni el sol alumbrará ni la luna tendrá luz, igual que en los eclipses de ambos antes de eso. Y ese es Su dicho:  “Y se fundan el sol y la luna”. (Corán: El Levantamiento, 75:9). Y su dicho: “Cuando el sol se pliegue”. (El Arrollamiento, 81:1). Y asi mismo se elevarán como dos camellos y dos caballos. Y antes de que alcancen el sol y la luna el ombligo del cielo, que es su mitad, vendrá a ellos Yibril, los agarrará de sus cuernos y los devolverá a poniente sin que se pusieran en sus ponientes, sino que se pondrán por la puerta del tawba.

Después, se juntarán las dos jambas de la puerta y se soldarán como si no hubiera habido grieta entre ellas anteriormente. Entonces, una vez cerrada la puerta del tawba no se aceptará el arrepentimiento de siervo alguno ni le beneficiará la buena acción que hiciera e ese momento; y quien hacía el bien antes, encontrará su recompensa tal como es antes de este día; siendo ese el dicho de Al-lah, el Altísimo, en el Qur’an: “El día en que lleguen las señales de tu Señor, a ningún alma le servirá de nada creer, si no lo hizo antes o no alcanzó con su creencia ningún bien”. (Los Rebañps, 6:158). Luego, el sol y la luna después de eso recobrarán la luminosidad y la luz y volverán a salir y a ponerse como lo hacían antes. Y lo mencionó al-Mayanisi. Dijo Abdullah ibn ‘Amr, del Profeta (s.a.w.): “Y la gente permanecerá durante ciento veinte años después de salir el sol por su poniente”.

Apartado:

Y se ha dicho que la sabiduría (al-hikma) en la salida del sol por su poniente es que Ibrahim (a.w.) le dijo a Nemrud: “Pués, ciertamente, Al-lah trae el sol desde el Oriente tráelo tú desde el Occidente. Y quedó confundido el que se negaba a creer”. (La Vaca, 2:258).

Pues los ateos y astrólogos lo negaban y decían que eso no iba a ocurrir. Entonces, Al-lah el Altísimo, lo hará salir un día por el poniente para que vean los escépticos Su capacidad de que si Él quiere lo hace salir de oriente y si quiere también lo hará salir de poniente. Y según esto se comprende el rechazo del tawba y la fe de quienes fueron renegados y desmintieron las noticias que vinieron de mano del Profeta (s.a.w.). Por eso es el jabar del Profeta (s.a.w.): “En cuanto al veraz (mussadiq) se le acepta su tawba y le beneficia su fe antes de ello”. Y Al-lah sabe más. Y se relató de ibn Abbas que dijo: ‘No se acepta la acción del incrédulo ni su tawba si se hace musulmán cuando ve esta señal, excepto quien era pequeño entonces, y si después de eso se jiciera musulmán se le aceptaría. Y quien fuera creyente pecador (mudniban) y se arrepintiera de sus faltas se le acptaría su tawba. Y se relató de ‘Imram ibn al-Husain que dijo: ‘No se acepta en el momento de la salida hasta que se produzca un Grito y sea aniquilada mucha gente. Y a quien se hiciera musulmán, o se arrepintiera en ese momento y después fuese aniquilado no se le aceptaría su tawba. Y quien después de eso se arrepintiera se le aceptaría. Lo mencionó Al-Leit as-Samarqandi en su tafsir.

Apartado:

Hay diferentes relatos sobre la primera de las señales. Pues, se ha relatado que la salida del sol por su poniente es la primera, según el relato de Muslim en este capítulo. Y también se ha dicho que es la salida del Dayyal. Y este dicho es el más correcto de los dos por el hadit del Profeta (s.a.w.): “Ciertamente, el Dayyal saldrá a vosotros irremediablemente…”. El largo hadiz: Porque si el sol saliera por su poniente antes de eso no les serviría de nada a los judíos su fe en los días de ‘Isa (a.w.s.); y si no les hubiera servido no habría quedado un único Din con el Islam de quienes se hicieron de él,

Y ya hemos adelantado claramente sobre esto que las primeras señales son los eclipses, y cuando ‘Isa (a.w.s.) salga y mate al Dayyal saldrá en peregrinación hacia Meca. Una vez cumplida la peregrinación del Hajj irá a visitar a nuestro maestro Muhammad (s.a.w.). Al llegar a la tumba del Mensajero de Al-lah (s.a.w.), Al-lah le enviará un viento perfumado de ambar que tomará el espíritu de ‘Isa (a.w.s.) y de quienes estén con él de los creyentes. Entonces, morirá ‘Isa (a.w.s.) y será enterrado con el Profeta (s.a.w.) en su Rauda. Después, la gente se quedará atónita y ebria. La mayoría de la gente del Islam se volverá a la incredulidad y al extravío, siendo la gente incrédula la que se apodere de la gente que quede del Islam. Y será en ese momento cuando el sol salga por su poniente, salga el

Qur’an de los corazones de los hombres y de los masahif. Después vendrán los ‘al-Habasa’ a la Casa de Al-lah que la desmontarán piedra a piedra y las arrojarán al mar. Luego saldrá la Bestia de la Tierra y les hablará, y después vendrá un Humo que llenará cuanto hay entre el cielo y la Tierra. En cuanto al creyente, le producirá una especie de resfriado; y en cuanto al incrédulo depravado, le entrará por sus fosas nasales y les agujereará los oídos y difilcutará su respiración. Después, Al-lah enviará un viento de sur, procedente del Yemen, suave como la seda y aromático como el almizcle. Se llevará las almas de los creyentes y las creyentes. Quedarán los peores de la gente; los hombres no quedaran satisfechos de las mujeres ni las mujeres de los hombres. Luego, Al-lah enviará vientos que los arrojarán al mar.

Así es como han mencionado algunos de los ulemas el orden de las señales, aunque haya algunas diferencias en el mismo según se ha indicado anteriormente, y Al-lah sabe más.

Y se dijo: Cuando Al-lah quiera la extinción del mundo, la culminación de las noches y al aproximación del Soplo, hará salir un fuego de las profundidades de Aden que conducirá a la gente hasta el Mahsar, y hará con ellos durante el trayecto noche y tambbién la siesta del lmediodía hasta reunir a las criaturas en el Mahsar: Los humanos, los genios, los animales domésticos, los salvajes y los felinos, las aves, los bichos de la Tierra y todo ser que tenga espíritu. Pues, mientras la gente esté en pie en sus mercados comprando y vendiendo entre ellos, ocupados con sus negocios, serán sorprendidos por un gran estrépito del cielo que dejará a la mitad de la gente aturdida y desvanecida sin que puedan levantarse durante tres día. Y la otra mitad de las criaturas se quedarán en pie horrorizadas y estupefactas. Y ese es su dicho:

“Y ÉSTOS SÓLO TENDRÁN QUE ESPERAR UN ÚNICO GRITO QUE NO TENDRÁ VUELTA ATRÁS”.

 (Corán: Sad, 38-15)

Y estando de esa guisa se producirá otro estrépito más inmenso que el primero, vasto y exorbitante como el rayo arrebatador, de forma que no quedará nadie sobre la faz de la Tierra que no muera. Como dijo nuestro Señor (s.w.t.):

“SE SOPLARÁ EN EL CUERNO, Y QUIENES HAYA EN LOS CIELOS Y EN LA TIERRA CAERÁN FULMINADOS CON LA EXCEPCIÓN DE QUIEN ÉL QUIERA”.

(Corán: Los Grupos, 39-68)

Quedará, pues, el mundo sin ser humano alguno ni genio ni demonio: morirán todos cuantos haya en la Tierra de bichos , felinos y animales y todo aquel que tenga espíritu (ruh), siendo ese el momento conocido entre Al-lah e Iblis, el maldito.

***********

 

Extraído de:
LA SALIDA DEL SOL POR SU PONIENTE Y EL CIERRE DE LA PUERTA DEL TAWBA (Arrepentimiento)
Imam Al-Qurtubi
(Tomo 2: pag. 461)
Traducción del original en árabe por: Zakaria Maza Abu Mubarak
Corrección de estilo: ‘Abdur-Razzâk Pérez Fernández
ISBN: 978-84-608-1519-8

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .