Archivos Mensuales: mayo 2015

HUTBAS DIRIGIDOS POR: EL IMAM DE LA MEZQUITA AT-TAQUA (6 de Junio de 1997 Granada-Andalucía)


 

 308px-Basmalah.svg

 

6 de Junio de 1997

Jutba impartido por:

Sheij Hamid Umar al Waly

(Imam de Mezquita At-Taqua)

Traducido del árabe por:

Sheikj Zakarya al-Qurtubi

 

PRIMER JUTBA

 

Las alabanzas son para Al-lah, y atestiguo que no hay más dios que Al-lah y Muhammad es el Mensajero de Al-lah, que la paz y las bendiciones sean sobre el Profeta iletrado, sobre su familia y todos sus compañeros.

¡Siervos de Al-lah! Dice Al-lah el Altísimo en el Sagrado Corán:

“¡Vosotros que creéis! Recordad a Al-lah con mucha frecuencia y glorificadle mañana y tarde”.

En esta ayat generosa Al-lah el Altísimo, ordena a sus siervos creyentes musulmanes que abunden en el recuerdo de su Señor, Aquel que les ha dotado de toda clase de gracias.

Se transmitió de Abu Darda (r.a.), que dijo el Mensajero de Al-lah (s.a.w.): “¿Queréis que os informe de la mejor de vuestras acciones, la más pura ante vuestro Rey y la de más alto grado? Es mejor para vosotros que dar oro y plata; y mejor para vosotros que el enfrentamiento con vuestro enemigo cuando golpeáis sus cuellos y ellos golpean los vuestros”. Preguntaron: “¿Y cual es Mensajero de Al-lah?” Contestó: “El recuerdo de Al-lah, Poderoso y Majestuoso”. (Lo relataron At-Tirmidi e Ibn Maya).

En otro hadiz de Ibn Amrim (s.a.w.), se transmitió que dijo el Mensajero de Al-lah (s.a.w.): “Toda gente que se sentara para una reunión y no recordara en ella a Al-lah, el Altísimo, lo lamentaría en el día del juicio”.

Y de Ibn Abbás (r.a.), cuando Al-lah dice:

“Recordad a Al-lah con mucha frecuencia”.

.para su recuerdo no hay una excusa porque no le puso un límite al que llegar, ni tampoco admite la excusa de nadie, excepto que se vea vencido por su abandono. Donde dice Al-lah:

 

“Recordad a Al-lah de pie, sentados o acostados (lit. Sobre vuestros costados)”.

Es decir, de día y de noche, en la tierra y en el mar, de viaje o no, en la riqueza y en la pobreza, en la enfermedad y en la salud, en secreto y en público, y en cualquiera de los estados.

En un hadiz de Sahih Al-Buhari y Muslim, dijo el Profeta (s.a.w.): “Quien dijera, la ilaha ila al-lah wahdahu la sharika lahu lahu al mulku wa lahu al hamd ¡wa huwa alá kulli shakin qadir (no hay más dios que al-lah, solo y sin asociado, para Él es el dominio y la alabanza y es el Poderoso sobre todas las cosas), cien veces al día, sería como si hubiese liberado a diez esclavos, se le apuntarían cien hasanas y se le borrarían cien faltas. Ese día estaría protegido contra shaitan hasta el anochecer y nadie podría aportar nada mejor, excepto alguien que hiciera más que eso.

¡Siervos de Al-lah! Temed a Al-lah y que la mayor parte de lo que pronunciéis sea del recuerdo de Al-alah.

 

SEGUNDO JUTBA

 

Las alabanzas son para Al-lah. Atestiguo que no hay más dios que  Al-lah y atestiguo que Muhammad es el Mensajero de Al-lah, sobre él sean la paz y las bendiciones, así como sobre su familia y todos sus compañeros.

¡Siervos de Al-lah! Dice Al-lah en el Altísimo Corán:

“Y glorificadle mañana y tarde”.

Como dice también el Altísimo:

“Subhana Al-lah (¡Gloria a Al-lah!) al anochecer y al amanecer”.

Y en un hadiz del Profeta (s.aw.). Quien dijera: “Subhana Al-lah wa bi hamdihi (¡Gloria a Al-lah y por Su alabanza!) cien veces al día, se le borrarían todas sus faltas aunque fuesen tantas como la espuma del mar”.

En otro hadiz: “Hay dos frases ligeras de pronunciar con la lengua, pesadas en la Balanza y amadas  por el Misericordioso: “Subhana Al-lah wa bi hamdihi, subhana Al-lah al adhim”. (¡Gloria a Al-lah y por Su Alabanza, gloria a Al-lah el Inmenso!)”.

¡Siervos de Al-lah! poned cuidado en este inmenso bien, en el cuál no hay duda de que Al-lah os ha dado la oportunidad en esta vida de Dunia para que abundéis en Su recuerdo y podáis llegar al Día del Juicio con una aportación a vuestro favor por vuestra obediencia a Al-lah. Y que por el contrario no tengáis que ni lamentaros el Día en que no valdrán las lamentaciones, y que Al-lah nos proteja.

Temed pues a Al-lah y aprovechad vuestro tiempo en el recuerdo de Al-lah mañana y tarde, como así os lo ha ordenado Al-lah, y para Él es la alabanza. Y que la paz y las bendiciones sean para el Profeta Muhammad, para su familia y todos sus compañeros.

 

************