Archivos Mensuales: agosto 2014

JUTBAS AÑO 1993 (Mezquita At-Taqua de Granada -Andalucía-)


308px-Basmalah.svg

MezquitaMezquita At-Taqua (Granada. Andalucía.)

PRIMER HUTBA

1º de Mayo 1993

Impartido por:

Sheij Hamid Umar al Waly (Imam de Mezquita At-Taqua)

Traducido del árabe por:

Sheikj Zakarya al-Qurtubi

 

La alabanza es para Al-lah Único y la paz sobre aquel que no hay profeta después de él; y atestiguo que no hay nada digno de adoración excepto Al-lah, único sin asociado y atestiguo que Muhammad (s.a.w.) es Su siervo y Su mensajero (s.a.w.).

Oh gentes, os aconsejo, a mi y a vosotros el temor de Al-lah y la obediencia para con Él, y os prevengo y me prevengo de la rebeldía para con Él, y de la transgresión (de Sus leyes).

Y sabed después, oh hermanos musulmanes, que lo mejor con lo que el hombre come de ello, es el trabajo de sus manos; y el poner medios para conseguir la subsistencia es algo que está exigido por la Shari’a. Y dice Al-lah, alabado y ensalzado sea dirigiéndose hacia nosotros después de asistir al día del Yumu’a después de oír la llamada a la oración, diciendo: “Y cuando se halla cumplido el Salat diseminaos por la tierra y desead el favor de Al-lah y recordad mucho a Al-lah, quizás seáis de los que tienen éxito”.

Ordena Al-lah el gastar de lo bueno que hemos conseguido y dice: “Oh los que creéis, gastad de las cosas buenas que habéis conseguido”.

Y se ha transmitido de Jalid Ibnu Maadan de Makdaad, que Al-lah esté satisfecho con él, que el profeta (s.a.w.), dijo: “No come nadie mejor alimento que aquel que come del trabajo de sus manos”. Lo relató Bujari. Y se ha transmitido de Abu Huraira (R.A.), que el Profeta (s.a.w.) dijo: “En verdad Dawud, sobre el la paz, no comía sino del trabajo de sus manos”. Lo relató Bujari. Y se ha transmitido también de Abu Huraira (r.a.), que el Profeta (s.a.w.) dijo: “Zakarya era carpintero”. Lo relató Muslim.

En todos estos hadices destaca el estímulo al trabajo y la excelencia del trabajo manual y la valoración de aquello que el hombre trata directamente a través de otro. Y el distinguir a Daud señalando que solamente comía del trabajo de sus manos sin que ello fuese una necesidad, siendo el califa de Al-lah en su tierra, es una indicación de ello.

Dice Al-lah en Su Libro: “Oh, Daud, ciertamente nosotros te hemos puesto como representante (califa) en la tierra”. Y no quiso Daud comer sino a través del camino más excelente y por ello el Profeta (s.a.w.) mencionó su historia como argumentación en favor de lo que ya se ha dicho en cuanto a que el mejor medio para conseguir la subsistencia, es el trabajo manual. Y el hadiz es también una prueba de que al poner los medios no disminuye en poner la confianza absoluta en Al-lah, sino que aumenta su valor.

Así pues, sabed, oh siervos de Al-lah, que nos es preciso estimularnos en poner los medios necesarios para conseguir nuestro sustento y en nuestra búsqueda apoyarnos en Al-lah en todos nuestros asuntos, tanto particulares como generales, pues aquel que en verdad se apoya en Al-lah, albriciadle todo bien y el alejamiento de todo mal de él. Pues todo asunto pertenece al Uno, el Compulsor que es capaz de toda cosa. Y el apresurarse en conseguir la subsistencia no quita el confiar de forma absoluta en Al-lah. Y el poner los medios es algo exigido, pues Al-lah ordenó a María, sobre ella la paz, que agitase el tronco de la palmera para que cayesen sobre ella dátiles maduros, siendo Él capaz de hacer que cayesen sin agitar y sin medio alguno, pero ello es una enseñanza para sus siervos. Y dijo, ensalzado sea: “Agita hacia ti el tronco de la palmera, caerán sobre ti dátiles maduros”. Así pues, es preciso al hombre de manera obligatoria el gastar en la vida de este bajo mundo; para él, su familia y sus allegados más necesitados y aquellos actos piadosos que no pueden ser realizados sino por aquel que posee una ocupación, pero debe ser una ocupación que no se contradiga con la Shari’a y no la desmerezca en dignidad.

Y sabed, oh, siervos de Al-lah, que nadie es mejor que los Profetas y los Enviados y ellos han trabajado con sus nobles manos. Y así Musa se contrató con Shu’aib, sobre ellos dos la paz, ocho años. Dice Al-lah, ensalzado sea: Dijo, quiero casarte con una de estas mis dos hijas a cambio de que te contrates conmigo ocho temporadas”. Y Noé, sobre él la paz, construyó el arca por orden de Al-lah, y le dijo, ensalzado sea: “Construye el Arca bajo nuestra dirección y nuestra inspiración”.

Y se dijo al Profeta (s.a.w.), “…e incita en la buena guía de ellos”. Y nosotros tenemos un buen ejemplo en el Profeta (s.a.w.), y sus Compañeros. Y dijo el Profeta (s.a.w.) conforme a lo que viene en el Sahih de Muslim: “No hay musulmán que planta o siembre algo de lo que coma un pájaro, un hombre o bestia, sin que halle en ello una limosna”.

Que Al-lah me confirme a mi y a vosotros en su seguimiento (s.a.w.), y pedidle perdón a Al-lah de toda falta para mi, para vosotros y para el resto de los musulmanes. Amin.

SEGUNDO HUTBA

La alabanza es para Al-lah al que pertenece lo que hay en los cielos y en la tierra y Él es el Sabio el Conocedor. Y atestiguo que no hay nada digno de adoración excepto Al-lah Único y sin asociado, y atestiguo que el Profeta Muhammad es Su siervo y mensajero (s.a.w.).

Oh gentes, temed a Al-lah, pues Al-lah está informado de lo que hacéis y sabed, oh siervos de Al-lah, que Al-lah ha recomendado el gasto en los aspectos del bien y ha prometido la devolución. Y dijo en Su Libro excelso: “Y aquello que gastéis, Él os lo restituirá y Él es el mejor de los proveedores”. Y dijo: “Y aquello que gastéis de bueno, es para vosotros mismos y no gastéis sino deseando la Faz de Al-lah y lo que gastéis de bueno os será dado en equivalencia y no seréis tratados injustamente”. Y dijo: “La semblanza de aquellos que gastan su riqueza en la senda de Al-lah, es como el ejemplo de un grano del cual germinan siete espigas, y en cada una de ellas hay cien granos, y Al-lah multiplica para quien quiere y Al-lah es excelso y conocedor”. Y dijo: “Y aquello que gastéis de bueno, Al-lah lo conoce”.

Al-lah, ensalzado sea, ha aclarado en estas ayats que el gasto que el acto que es tenido en cuenta es aquel que se realiza deseando la faz de Al-lah.

Y dijo el Profeta (s.a.w.) a Saad Ibni Abi Waqqas: Nada de lo que gastes deseando con ello el rostro de Al-lah, ensalzado sea, quedará sin su recompensa, incluso el bocado que colocas en la boca de tu esposa”. Y Su palabra, ensalzado sea, “Y lo que gastéis Él os lo restituirá”, significa, Oh Muhammad (s.a.w.), di a esos extraviados con sus riquezas y los hijos que Al-lah concede a quien quiere y gastad en la obediencia de Al-lah, pues lo que gastéis en Su obediencia Él os lo restituirá, ya sea en este mundo como en el otro por venir.

Y se ha transmitido de Abu Huraira (r.a.) que dijo: “Dijo el Mensajero de Al-lah (s.a.w.)”: “No hay ningún día en el que los siervos de Al-lah amanezcan, sin que desciendan los ángeles y uno de ellos proclame: “Oh Al-lah, a quien da restitúyeselo; y da, a quien se abstenga de dar, la perdición”. Lo transmitió Muslim. Y en Muslim también está dicho por Abu Huraira (r.a.) que el Mensajero de Al-lah (s.a.w.) dijo: “Me dijo Al-lah: “Gasta, y gastaré por ti”. Y esta indicación de la restitución en el bajo mundo, es un ejemplo para el que gasta en él siempre y cuando su gasto sea en la senda de Al-lah. Y de no tener su recompensa en este mundo, le será guardada en el otro de la misma manera que sucede con la súplica del musulmán, pues es posible que sea respondida en este mundo y se le aparte la maldad, o se le guarde para el otro mundo, cuando no beneficiará la riqueza ni los hijos, salvo para aquel que llegue hasta Al-lah con un corazón puro.

Y ha transmitido al-Daraqutni de Yabber (r.a.) que dijo: “Dijo el enviado de Al-lah (s.a.w.)”:Todo favor es Sadaqa y lo que el hombre gasta para si mismo y su familia, se le escribe como Sadaqa; y aquello con lo que hombre cumple con su honor es Sadaqa”. También se ha transmitido de Ibn Mas’ud (r.a.), que dijo: “Dijo el Mensajero de Al-lah (s.a.w.): ¿Quien de vosotros prefiere la riqueza de su heredero a su propia riqueza?”. Le respondieron: “Oh, Mensajero de Al-lah (s.a.w.), no hay ninguno de nosotros que no prefiera su propia riqueza”. Respondió (s.a.w.): “Su riqueza es aquello que adelantó (en limosna)”.

Oh, hermanos musulmanes, nos es imposible resumir las ayats y los hadices que animan al gasto en la senda de Al-lah pero que nos sea suficiente con esta muestra. Ruego a Al-lah que me confirme los actos de piedad sinceros para con Él, ensalzado sea, y que acepte los de todos los musulmanes y que reafirme sus pasos; y pedid a Al-lah que derrame sus bendiciones sobre el generoso Profeta (s.a.w.), pues aquel que lo hace una vez, Al-lah lo hace diez veces sobre él. Amin.

*******

308px-Basmalah.svg

PRIMER JUTBA

22 de Mayo 1993

Jutba impartido por:

Sheij Hamid Umar al Waly (Imam de Mezquita At-Taqua)

Traducido del árabe por:

Sheikj Zakarya al-Qurtubi

 

La alabanza es para Al-lah que ha ordenado la obediencia para con Él, y ha prometido con ella como favor desde Él, Su perdón y la entrada en Sus Jardines; y atestiguo que no hay nada digno de adoración excepto Al-lah, único y sin asociado. Toda cosa existe por Su determinación y Su voluntad y atestiguo que Muhammad (s.a.w.) es Su siervo y Su Mensajero y que llevó a cabo su misión cumpliendo el encargo encomendado adorando a Al-lah como corresponde a Su adoración y recitando el Salat y deseo la paz a Muhammad (s.a.w.), a su familia y a sus compañeros y a su descendencia.

Oh, siervos de Al-lah, temed a Al-lah y agradecedle por el regalo de la creencia y sabed que la creencia es convencimiento con el corazón, pronunciación con la lengua y actuación con los miembros. Y les es preciso a los creyentes y a las creyentes, el proteger estas tres cosas siendo imprescindible prestarle atención y guardarlos con la continencia en ellos.

Y dice Al-lah, alabado y ensalzado sea: “Di a los creyentes que bajen sus miradas y protejan sus genitales, eso es más puro para ellos; en verdad Al-lah está informado de lo que hacen. Y di a las creyentes que bajen sus miradas y protejan sus genitales y que no enseñen sus adornos sino aquello que aparezca de ellos, y coloquen sus velos sobre sus pechos y que no muestren sus adornos excepto a sus esposos o a sus padres o a los padres de sus esposos o a sus hijos o a los hijos de sus esposos o a sus hermanas o a los hijos de sus hermanos o a los hijos de sus hermanas o a sus mujeres o aquello que gobiernan sus diestras (los esclavos) o a los sirvientes que carecen de instinto de entre los hombres y los niños que aún no han accedido a la pubertad”.

Y cuando dice, alabado y ensalzado sea: “Di a las creyentes que bajen sus miradas…” hasta el final de las Ayats, es una orden proveniente de Él, alabado y ensalzado sea, para las mujeres creyentes, por celo de Él para con sus esposos y para distinguirlas de las características de las mujeres de la Yahilia (ignorancia), es decir, la época anterior a la aparición del Islam y a los actos de los asociadores ordenándoles el bajar su mirada apartándola de aquello que Al-lah les prohibió y ordenándoles limitar sus miradas a sus esposos. Y por esto, muchos de los sabios se han inclinado por creer que no le es permitido a la mujer el mirar a los hombres extraños con interés (libido) o sin él. Y han argumentado para ello lo que se ha transmitido de Umm Salama estando ella y Maimuna con el Enviado de Al-lah (s.a.w.) diciendo ella: “Mientras estábamos junto al Mensajero de Al-lah (s.a.w.), se presentó Ibnu Umm Haktum presentándose ante él (s.a.w.) y eso ocurrió después de que se nos hubiese ordenado ponernos el Hiyab. Y dijo el Mensajero de Al-lah (s.a.w.): “Cubríos ante él”, y dije: “Oh, Enviado de Al-lah, acaso no es ciego…no nos ve ni nos conoce”. Entonces el Mensajero de Al-lah (s.a.w.) respondió: “¿Acaso sois ciegas vosotras dos, o acaso no le veis?”. Esto en cuanto a la vista.

Después dice Al-lah, ensalzado y alabado sea: “…no mostréis de vuestros adornos sino aquello que aparece de ellos”.Y se ha dicho que el adorno manifiesto son los vestidos, y se ha dicho el Kohol y el anillo; y se ha dicho que son el rostro y las dos manos, y esto es lo más conocido. Y esto es con respecto a los hombres extraños que son musulmanes. En cuanto a los hombres no musulmanes, no se le permite a la mujer musulmana que les enseñe nada de su cuerpo, ni su cara, ni sus manos. Y a las mujeres no musulmanas solamente su rostro y sus dos manos. Después recuerda a la mujer musulmana a quien le está permitido mostrar sus adornos, indicando que solamente los muestre a su amo y a su padre y al padre de su amo y a sus hijos y a los hijos de su amo y a sus descendientes y a sus ascendientes y la que gobierna su diestra y a los sirvientes que carecen de instinto de entre los hombres los niños que no han alcanzado la pubertad.

Siervos de Al-lah, temed pues a Al-lah, y sabed que vosotros sois responsables de vuestras mujeres y es imprescindible que observéis el estado de sus vestimentas hasta aseguraros de que cubran lo suficiente. Temed a Al-lah, esclavos de Al-lah y no consideréis bellas unas vestimentas por su acople al movimiento, ni por el hecho de que no atraigan las miradas o por otra cosa excepto por el hecho de ser suficientes para aquello que os ha ordenado Al-lah en cuanto a cubrimiento y no hacer aparecer el adorno pues Al-lah es mejor y más duradero. Que Al-lah el inmenso me perdone a mi y a vosotros y al resto de los musulmanes.

SEGUNDO HUTBA

La alabanza es para Al-lah sobre el cual no deja Su esclavo de humillarse ante Él sin que le eleve, y no abandona nada por Él sin que le recompense con algo mejor. Y atestiguo que no existe nada digno de adoración sino Al-lah, Único y sin asociado y le pido, glorificado y ensalzado sea, que nos conceda Su beneficio con el perdón; y doy fe de que Muhammad (s.a.w.) es Su esclavo y Su enviado y las bendiciones de Al-lah desciendan sobre él, su familia y sus justos compañeros.

Oh, hermanos mios en Al-lah, dice Al-lah, alabado y ensalzado sea, y Su palabra es la verdad y loado sea quien dice: “Oh, Profeta, di a tus mujeres y a tus hijas y a las mujeres de los creyentes, que ciñan sobre ellas sus mantos, esto es lo mínimo para que sean reconocidas y no sean molestadas; y Al-lah es perdonador, misericordioso”.

Al-lah, glorificado y ensalzado sea, ordena a Su Profeta (s.a.w.), que ordene a las mujeres creyentes y musulmanas que ciñan sobre ellas sus mantos para distinguirse del atuendo de las mujeres de la Yajilia, de las esclavas y de las prostitutas, y eso no ocurre sino con aquello que no remarca su cuerpo en sus contornos o sobresaliendo un miembro de otro. Y se ha discrepado en el modo de llevar el velo. Entre los sabios hay quien dice que la mujer cubre su cara dejando un solo ojo al descubierto y de ellos hay quien dice que deje sus dos ojos al descubierto, y también algunos son de la opinión de que cubra solamente la mitad de su rostro. Pero lo más conocido es aquello que os he adelantado de que deje al descubierto su rostro y sus dos manos; pero en lo referente a su rostro si este es causante de fitna, entonces mejor que lo cubra. Y se ha dicho que no le es obligatorio cubrirlo, pero que compete a los hombres abstenerse de mirar hacia él. Aun así, es imprescindible guardar el cubrirse y prestar atención en ello y dejar la adulación y el filtreo; y ningún secreto pasa desapercibido para Al-lah. Así pues, temed a Al-lah, Oh, esclavas de Al-lah y elegid vestimentas que cubran vuestros cuerpos por completo sin hacer sobresalir ningún miembro de otro; y no os perjudica aquello que vistáis debajo de esas vestimentas (literalmente mantos) y no consideréis la burla de los incrédulos por vuestros atuendos, pues ellos van a ser los burlados el Día del Juicio si Al-lah quiere. Dice Al-lah, ensalzado sea: “Ciertamente aquellos que fueron corruptos se reían de los creyentes y cuando pasaban junto a ellos se mofaban…hoy los que creyeron, se ríen de los incrédulos reclinados sobre diwanes mirando”.

Que Al-lah me salve a mi y a vosotros con el generoso Corán y con lo que hay en él de ayats y de sabios recuerdos. Oh, Al-lah! Derrama tus bendiciones sobre Muhammad (s.a.w.), el profeta iletrado, sobre su familia, sus compañeros y concédele la paz por completo. Amin.

___________________________________________________________________________________________________

308px-Basmalah.svg

PRIMER JUTBA

29 de Mayo 1993

Jutba impartido por:

Sheij Hamid Umar al Waly (Imam de Mezquita At-Taqua)

Traducido del árabe por:

Sheikj Zakarya al-Qurtubi

La alabanza es para Al-lah, Señor de los Mundos, y atestiguo que no hay realidad excepto Al-lah, Único y sin asociado, el Rey, la Verdad, el que todo lo aclara; y atestiguo que Muhammad (s.a.w.) es el Siervo de Al-lah, Su Mensajero, el que dice la verdad, el fiel; y pido a Al-lah que derrame Sus bendiciones sobre Muhammad (s.a.w.), su familia y todos sus compañeros.

Dice Al-lah, Alabado y Ensalzado sea, y su palabra es la Verdad y Sublime cuando dice: “Oh, los que creéis, temed a Al-lah y decid palabras comedidas. Al-lah corregirá vuestras acciones en vuestro favor y os perdonará vuestras faltas. Aquel que obedece a Al-lah y a Su Enviado (s.a.w.), en verdad que obtendrá un gran éxito”.

Oh, siervos de Al-lah, Al-lah, alabado y ensalzado sea, ordenó en esta noble Ayat a Sus siervos creyentes, que le teman y le adoren como si le estuvieran viendo y que hablen palabras comedidas, es decir, rectas, sin segundas intenciones en ellas y les ha prometido que si hacen eso les recompensará corrigiendo sus acciones, es decir, confirmándolos en las acciones correctas y que les perdonará sus faltas pasadas y aquellas faltas que puedan ocurrir en el futuro, Al-lah les inspirará el arrepentimiento de ellas. Después dice, Ensalzado sea: Y aquel que obedezca a Al-lah y a Su Enviado, en verdad que obtendrá un gran éxito”. Y esto significa que será apartado del fuego del Yahim y será conducido a la felicidad perpétua. Y se ha transmitido de Abu Musa al-As’ari (r.a.) que dijo: “El Mensajero de Al-lah (s.a.w.) realizó con nosotros la oración del Duh’r. Cuando concluyó, nos señaló con la mano para que nos sentáramos. Entonces dijo: “Ciertamente Al-lah, ensalzado Sea, me ha ordenado que os ordene que temáis a Al-lah y que digáis palabras comedidas”.

Y se ha transmitido de ‘Ai’sa, que Al-lah esté satisfecho de ella, que dijo: “El Mensajero de Al-lah (s.a.w.) no subió al mimbar sin que le oyese decir: Oh, los que creéis, temed a Al-lah y decid palabras comedidas”. Y la palabra comedida es “la ilaha il-la al-lah” (no hay realidad excepto Al-lah), y se ha dicho que es aquello cuyo exterior corresponde a su interior; y se ha dicho que es aquello con lo que se desea la Faz de Al-lah con excepción de todo lo que no sea eso. Y se ha dicho que es la mediación entre dos litigantes.

Nos es preciso, siervos de Al-lah, el temor de Al-lah y que digamos palabras comedidas, o sea, “la ilaha il-la al-lah”; y aquello cuyo exterior corresponde a su interior y aquello con lo que se pretende la Faz de Al-lah y no aquello con lo que se pretende sobresalir o se pretende el elogio y la fama entre la gente u otro objeto de los objetivos de este bajo mundo.

Que Al-lah me perdone a mí y a vosotros y a todos los musulmanes. Amin.

SEGUNDO JUTBA

La alabanza es para Al-lah, Único sin asociado y atestiguo que nada es real excepto Al-lah, Único, sin asociado; y atestiguo que Muhammad (s.a.w.) es Su Siervo y Su Mensajero, que Al-lah derrame Su paz y Sus bendiciones sobre él, su familia y sobre todos sus compañeros.

Siervos de Al-lah, poseéis un depósito de confianza de Al-lah, Alabado y Ensalzado sea, que si lo guardáis y actuáis en él de manera noble, tendréis junto a Al-lah una gran recompensa; y si no lo guardáis de manera digna y actuáis en él de manera incorrecta, entonces no censuréis a nadie excepto a vosotros mismos.

Este depósito de confianza que Al-lah, Alabado y Ensalzado sea, ofreció a los cielos, a la tierra y a las montañas y que se negaron a encargarse de él teniendo miedo de aceptarlo. Pero el hombre en cambio lo tomó para sí.

¿No son acaso, todos y cada uno de los preceptos del Din llevados a su cumplimiento de manera correcta?. Y dijo Abu Darda (r.a.): “El lavado por Yanaba (impureza del cuerpo tras el coito o la eyaculación) es un depósito de confianza, y ciertamente Al-lah, Alabado y Ensalzado sea, no ha encargado al Hijo de Adán como depósito de confianza ninguna cosa en Su Din excepto este”.

Y en un Hadiz elevado hasta el Profeta (s.a.w.) (es decir que no se menciona en él quien de los Compañeros lo relató) se dice: “El depósito es la oración; si quieres dices he hecho el Salat, y si quieres dices no he hecho el Salat. Y lo mismo ocurre con el ayuno y el baño por Yanaba”. Y esto es así, porque si dices estas tres cosas, que tu las has realizado o no lo has hecho, nadie sabe si cumpliste con ello o no. Por esta razón, las tres constituyen un depósito de confianza bajo tu responsabilidad. Así pues, temed a Al-lah, oh, siervos de Al-lah, y guardad Su depósito y no dejéis que se os extravíe o se heche a perder, pues Al-lah ha dispuesto en ello una ayuda y una bendición para vosotros.

Y así, si el ojo desea mirar hacia aquello que no le es lícito, tenéis en vosotros los párpados para cubrirlo. Y si la lengua desea hablar de aquello que no le es lícito, tenéis en vosotros los labios para cerrarlo sobre ella. Y los genitales tienen sobre ellos el vestido y no les despojéis de él sino para aquello que es lícito para vosotros y pedid ayuda a Al-lah en la obediencia para con Él, pues aquel que obedece a Al-lah y a Su Enviado, en verdad que obtendrá una gran recompensa.

Y pedid a Al-lah que derrame Sus bendiciones sobre Muhammad (s.a.w.) el Profeta Iletrado, sobre su familia y sobre sus compañeros y concédeles la paz por completo. Amin

*******

308px-Basmalah.svg

PRIMER JUTBA

5 de Junio 1993

Jutba impartido por:

Sheij Hamid Umar al Waly (Imam de Mezquita At-Taqua)

Traducido del árabe por:

Sheikj Zakarya al-Qurtubi

La Alabanza es para Al-lah y atestiguo que no hay nada digno de adoración excepto Al-lah y atestiguo que Muhammad (s.a.w) es el Mensajero de Al-lah.

Hermanos en el Islam: No le es permitido a un hombre realizar una acción sin conocer cual es el juicio de Al-lah en ello, y no le es permitido a nadie dar Fatwas (veredictos jurídicos) a la gente siendo ignorante en el asunto, como tampoco está permitido a nadie susurrar entre los musulmanes y a nadie le es permitido invitar a la gente hacia aquello en donde existe un añadido sobre la Sunna del Enviado de Al-lah (s.a.w), puesto que el bien está en todo él, en el seguimiento de la Sunna del Mensajero de Al-lah (s.a.w.) y el mal está en todo él, en el alejamiento (de la Sunna del Mensajero de Al-lah); y “…de lo bello del Islam de un hombre es dejar aquello que no le concierne”; y si encontráis a unos siervos de Al-lah que creen en Él, en Su Enviado, en el último día y realizan el Salat y cumplen los preceptos del Islam de acuerdo con sus posibilidades, no le es permitido a nadie susurrarle otras cosas, salvo al musulmán que le confirma en su Din con ciencia y ascetismo, de lo contrario se encontrará cada día con un testimonio diferente hasta salir de la sunna del Enviado de Al-lah (s.a.w.) y el refugio está en Al-lah.

Y se ha transmitido de al-‘Irbad ibnu Saria que dijo: “Nos habló el Enviado de Al-lah (s.a.w.) en un sermón en el cual los ojos se llenaron de lágrimas y los corazones se estremecieron. Y dijimos: Oh, Enviado de Al-lah, ciertamente esto es el sermón de alguien que se despide y que nos aconseja. Respondió (s.a.w.): “Os he dejado en lo claro siendo su noche igual que su día y no se aparta de ello después de mi sino aquel que perece. Quien viva de vosotros verá mucha discrepancia, así pues, ateneos a lo que conocéis de mi Sunna y de la Sunna de los califas ortodoxos y bien guiados después de mi. Y agarradla con los dientes y tened cuidado con las cuestiones nuevas, porque toda cuestión nueva es una innovación y toda innovación es extravío y todo extravío está en el fuego”.

Así pues, temed a Al-lah, Oh, siervos de Al-lah y manteneos en la Sunna del Mensajero de Al-lah (s.a.w.) y no os ocupéis de los senderos que están alrededor de ella, ni de las opiniones, ni de las supersticiones a las que invitan sus poseedores que os han sido mencionados anteriormente, y pedid a Al-lah que derrame Sus bendiciones sobre el generoso Profeta (s.a.w.), sobre su familia y sobre todos sus compañeros. Amin.

SEGUNDO JUTBA

La alabanza es para Al-lah que hizo descender sobre Su siervo el Libro y albrició a sus siervos quienes escuchan Su Palabra y siguen lo más hermoso de ella, esos son los que Al-lah ha guiado y esos son los dotados de entendimiento. Y atestiguo que no hay nada digno de adoración excepto Al-lah, Único y sin asociado; y atestiguo que Muhammad es Su esclavo y Su Mensajero y aquel que siga su Sunna habrá vencido con la salvación y la corrección; y quien se aparte de ella, habrá innovado y habrá puesto su propia persona al aniquilamiento y al castigo. Y la oración y la paz esté sobre Muhammad (s.a.w.) su familia y el resto de los compañeros.

Siervos de Al-lah, dice Al-lah, alabado y ensalzado sea, y Su palabra es la verdad e inconmensurable es quien dice: “Ciertamente este es Mi camino, un camino recto; así pues seguidlo y no sigáis los senderos que os alejen de su senda”. Y ha transmitido ad-Darimi abu Muhammad en su musnad (recopilación de hadices según los nombres de sus transmisores) con una transmisión autentificada de Ibnu Mas’ud que dijo: “El Mensajero de Al-lah (s.a.w.) un día nos trazó una raya en la arena y después dijo: “Esta es la senda de Al-lah”. A continuación trazó rayas a su derecha y a su izquierda y diciendo a continuación: “Estos son diferentes senderos y que en cada uno de los cuales hay un shaytan que invita hacia ellos”. Después recito dicha ayat.

Y de Aban (r.a.) se ha transmitido que un hombre le preguntó a Ibn Mas’ud: “¿Que es el camino resto?”. Le respondió: “Muhammad (s.a.w.) nos dejó en su parte baja (del camino recto) y su extremo está en el Jardín; y a su derecha y a su izquierda hay vías, y allí hay hombres que invitan a quien pasa junto a ellos y aquel que coja una de esas vías terminará por ello en el fuego y quien tome el Camino terminará por ello en el Jardín”. A continuación recitó el ayat. Que Al-lah me perdone a mi y a vosotros. Amin.

*******

 

308px-Basmalah.svg

PRIMER JUTBA

12 de Junio 1993

Jutba impartido por:

Sheij Hamid Umar al Waly (Imam de Mezquita At-Taqua)

Traducido del árabe por:

Sheikj Zakarya al-Qurtubi

La alabanza es para Al-lah, el perdonador de las faltas, el que acepta el arrepentimiento, el severo en el castigo. Atestiguo que solo Al-lah es digno de adoración, que no hay Señor sino Él y que no adoramos sino a Él; y la oración sobre el Profeta (s.a.w.) el quejumbroso (que gime a causa del sobrecogimiento que le produce el temor de Al-lah) Muhammad Ibnu Abdul-lahi y sobre su familia y sus compañeros y sobre aquel que ha tomado su compromiso.

Oh, gentes, temed a Al-lah y sed constantes en vuestras oraciones pues son el pilar de vuestro din. Ya que Al-lah, bendito y alabado sea, nos ha ordenado esto en su libro grandioso y ha alabado a los constantes en su oración. Dijo Al-lah, ensalzado sea: “Ciertamente el Salat evita la perversión y lo reprobable”.

Y Dijo: “Establece el Salat en los extremos del día y en la primera parte de la noche. Ciertamente las acciones buenas borran las acciones malas”.

Y Dijo: “Ciertamente han triunfado los creyentes aquellos que son humildes en su oración”.

Y Dijo: “Y aquellos que cumplen sus pactos y aquellos que son constantes en su oración”.

Y Dijo de aquellos que se comportan de manera disparatada en el Salat amenazándoles: “¡Ay! De aquellos orantes que están distraídos en su oración, aquellos que aparentan (piedad ante la gente), aquellos que prohíben lo necesario”.

Y se ha transmitido de Abu Huraira, que Al-lah esté satisfecho de él, que dijo: “He oído al Mensajero de Ala-lah (s.a.w.), decir: Habéis visto si un río pasa por la puerta de uno de vosotros y se lava todos los días cinco veces en él, ¿acaso quedaría en él algo de suciedad?”. Respondieron: “No, no restaría en él nada de suciedad”. Dijo (s.a.w.): “Pues así sucede con los cinco Salats; Al-lah borra con ellos los pecados”. Hadiz autentificado en Buhari y Muslim.

Y se ha transmitido de Uzman ibn Affan (r.a.), que dijo: “Oí al Mensajero de Al-lah (s.a.w.) decir: “No hay musulmán al que se le presenta la oración prescrita y realiza a conciencia el W’du para ella (lavar sus miembros tres veces, excepto la cabeza y las orejas), y es humilde en su prosternación, sin que su oración sea una compensación por aquello que le ha precedido de falta, siempre que no se vea implícita una falta grave (como dejar el Salat, la apostasía, el adulterio, etc.). Y así, durante todo el tiempo del mundo”. Lo relató Muslim.

Y se ha transmitido de Abu Musa (r.a.) que el Mensajero de Al-lah (s.a.w.) dijo: “Quien en los dos fríos, entrará en el Paraíso”. Hadiz autentificado por Buhari y Muslim. Y los dos fríos son, el amanecer y el atardecer (refiriéndose a los dos salats correspondientes).

Y se ha transmitido de Abu Huraira (r.a.), que dijo: “El Mensajero de Al-lah (s.a.w.) dijo: Alrededor de vosotros hay ángeles de día y de noche que se turnan en el Salat del amanecer (Salat de Subh) y el Salat del atardecer (el Salat del Assar) y después Al-lah pregunta a aquellos que vienen de estar con vosotros, y Él es más sabio que ellos : ¿Como habéis dejado a Mis siervos?. Y responden: “Los hemos dejado y estaban haciendo el Salat del amanecer, y los hemos encontrado y estaban haciendo el Salat”. Hadiz autentificado por Bujari y Muslim.

Y Al-lah, glorificado Sea, ha ordenado la perseverancia en todos los Salats, y el Salat del medio por la que hay en ello de sabiduría. Y no hay Salat del que no se haya dicho que es el Salat del medio, según la diferencia entre las escuelas, como el Subh en el Iman Malik o el Assar en algunos otros.

Dijo Al-lah, Ensalzado Sea: “Sed constantes en los Salats y en el Salat del medio y levantaos hacia Al-lah satisfechos (con el decreto), pues lo primero en que cada siervo de Al-lah le serán ajustadas las cuentas es su Salat”. Que Al-lah me confirme a mi y a vosotros constancia en el Salat y pido perdón a Al-lah el Sublime para mi y para vosotros. Amin.

SEGUNDO JUTBA

La alabanza es para Al-lah, una alabanza que corresponde a aquello que sobrepasa los dones y el agradecimiento es para Él por aquellos que nos concedió en cuanto a benevolencia y generosidad, y no enumero elogios, pues Él mismo se loa a Sí Mismo. Le rogamos la benevolencia y la asistencia en toda situación y en el momento del encuentro con la tumba. La oración y la Paz estén sobre Muhammad (s.a.w), Señor de los árabes y los no árabes, enviado al resto de las naciones, y sobre su familia y sus compañeros y sus esposas y descendencia y su comunidad, la mejor de las comunidades.

Oh, hermanos musulmanes, os aconsejo, y a mi mismo, el temor de Al-lah y su obediencia; y os prevengo de la rebeldía para con Él y la transgresión de Sus Leyes. Y debéis de saber, Oh, siervos de Al-lah, que Al-lah no acepta una oración sin purificación (previa) y la purificación es la purificación de la impurificación corporal a través de la salida de elementos considerados impuros, como la orina y las heces (Hadaz), y purificación de la impurificación a través del contacto del cuerpo con materias consideradas impuras, como la orina, las heces y el semen (Jabaz). Y es obligatorio primeramente para el musulmán, la purificación de su corazón, después la purificación de su cuerpo y después la purificación de sus vestidos de toda suciedad. Le sigue el Wu’du o el Gusl a causa de la impurificación de Yanaba (estado tras la eyaculación o el orgasmo) o por menstruación, o loquios para la mujer. O bien, el Tayyamun (purificación con tierra y otro material natural puro) para aquello que se precise tal tipo de purificación.

Todas estas clases de purificación poseen condiciones; algunas de ellas son obligatorias, otras son sunnah y otras son recomendables. Así mismo, existen también condiciones para el Salat, su validez y su anulación, y eso mismo sucede con la purificación. Por todo ello,os es preciso, Oh, siervos de Al-lah, el aprender los principios de la purificación y el Salat si queréis llevar a cabo aquello que os ha ordenado vuestro Señor y Quien no desea para vosotros dificultades.

Dijo Al-lah, Ensalzado sea: “Al-lah no quiere poneros obstáculos, pero si desea purificaros y completar Su don sobre vosotros, quizás estéis entre los agradecidos”. Y continua diciendo, Ensalzado Sea: “Oh, los que creéis, cuando os preparéis para realizar el Salat, lavad vuestros rostros y vuestras manos hasta los codos y frotad vuestras cabezas y lavad vuestros pies hasta los tobillos. Y si estáis impuros por impureza mayor, purificaos…”.

Y se nos ha transmitido de Abu Hurarira (r.a.), que el Mensajero de Al-ah (s.a.w.) dijo: ¿Queréis que os indique aquello con lo que Al-lah borra las faltas y eleva con ello los grados?”. Dijeron: “Sí, Mensajero de Al-lah (s.a.w.)”. Respondió (s.a.w.): “Haced el Wu’do a conciencia (lavando tres veces los miembros correspondientes al Wu’do excepto la cabeza y las orejas) a pesar de las molestias que ello conlleve (que el agua esté fría, el clima, etc.) junto a la abundancia de pasos necesarios para ir a las mezquitas y mantenerse a la espera de un Salat después de otro. Esto es el Ribat, esto es el Ribat”. Lo a transmitido Muslim.

Y se nos ha transmitido de Abu Malik al-Hariz Ibn Assim al-Ashari, que Al-lah esté satisfecho con él, que dijo: “El Mensajero de Al-lah (s.a.w.) dijo: “La pureza ritual es la mitad de la creencia”. Lo relató Muslim. Y dijo, Ensalzado Sea: “Es esa mezquita hay hombres que aman purificarse y Al-lah ama a los que se purifican”.

Y lo importante, oh, siervos de Al-lah, es que toda acción que vaya dirigida hacia Al-lah, Glorificado y ensalzado sea, precisa de la intención en ella; como el Wu’do y la oración. Y en relación a la purificación, es necesario que sea con agua pura (la que no ha sufrido cambio alguno en su olor, color y sabor). Y es preciso que el agua se distribuya por todos los miembros y siempre frotándolos en un determinado espacio de tiempo. Y de la misma manera se hace obligatorio la purificación y el lavado de las dos salidas del cuerpo por donde evacuan los desechos y para ello hay que estar seguro de haber permitido que la orina y las heces hayan salido completamente.

Oh, hermanos musulmanes, rezad sobre el Generoso Profeta (s.a.w.). Amin.

:::::::::::::::::::::::::::

 

308px-Basmalah.svg

PRIMER JUTBA

19 de Junio 1993

Jutba impartido por:

Sheij Hamid Umar al Waly (Imam de Mezquita At-Taqua)

Traducido del árabe por:

Sheikj Zakarya al-Qurtubi

En el Nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso, la alabanza es para Al-lah y atestiguo que no hay más dios que Al-lah y atestiguo que Mohammad (s.a.w.) es Su Enviado, que Al-lah le bendiga y le conceda la paz, a él, a su familia y compañeros.

Siervos de Al-lah: Dice Al-lah, exaltado sea y Su palabra es la verdad. “¡Oh, vosotros los que creéis, protegeos a vosotros mismos y a vuestras familias y parientes de un fuego cuyo combustible son las personas y las piedras”.

En esta ayat generosa, Al-lah subhana wa ta’ala ordena a todo ser humano la protección de sí mismo y de su familia del Fuego. Es preciso entonces para el hombre corregir su propia persona con la obediencia (a Al-lah) y conducir a su familia como conduce el pastor a su rebaño, pues se encuentra entre los hadices sahih (auténticos), que el Profeta (s.a.w.) dijo: “Todos vosotros sois pastores y todos vosotros sois responsables de vuestro rebaño; así pues, el Imam que se encuentra al frente de las gentes es su pastor y es responsable de ellos; y el hombre es pastor entre las gentes de su casa y es responsable de ellos”.

Algunos sabios dicen que los niños están incluidos es Su palabra, ensalzado sea, y por eso se hace obligatorio al hombre el enseñar a su hijo lo lícito y lo ilícito y alejarlo de la rebeldía y de la transgresión, así como enseñarle a construir su propia identidad. Y dijo el Mensajero (s.a.w.): “El derecho del hijo sobre el padre es que el padre adopte par él un buen nombre, que le enseñe a escribir y que le case cuando llegue a la edad adulta. Y no transmite el padre a un hijo algo mejor que una buena educación”. Y se relata de Ibn Shuayb (r.a.) que dijo: “Dijo el Enviado de Al-lah (s.a.w.):Ordenad a vuestros hijos la oración a los siete años y pegadles a los diez años si son negligentes con ella y a esa misma edad, separad varones y hembras en los dormitorios. El hijo es dado a luz puro, porque nace en el estado de Fitr (condición natural del hombre)”.

Y os es preciso, ¡Oh, siervos de Al-lah! que os intereséis por estas enseñanzas hermosas y correctas que os ordena el Libro de Al-lah y la Sunna de Su Enviado (s.a.w.) y que capacitan a vuestros hijos a ser puros y limpios. Y si son así, serán vuestro mejor provecho, pues el hijo piadoso es una buena adquisición y no se acaba con la muerte del padre; y toda obra del hijo del hombre acaba con la muerte, excepto tres, y entre ellas un hijo piadoso, pues este permanece después de él suplicando por él el bien. Apresuraos pues, Oh, siervos de Al-lah, a enseñar a vuestros hijos y a educarles en el camino correcto anhelando la Faz de Al-lah, hasta que los protejáis del fuego con el poder de Al-lah y hasta que sean una sucesión piadosa con al que os beneficiéis en lo que hay detrás de la muerte.

Que Al-lah me beneficie y os beneficie con el Corán y que Al-lah me perdone a mi y a vosotros y al resto de los musulmanes. Amin.

SEGUNDO JUTBA

La alabanza sea dada a Al-lah y soy testigo de que no hay nada digno de adoración excepto Al-lah y soy testigo de que Muhammad (s.a.w.), pedimos oraciones sobre el profeta iletrado, que es Su Enviado, sobre su familia y sus compañeros para que Al-lah les conceda la paz completa. Amin.

Hermanos en Al-lah, ciertamente los niños intentan en general imitar aquello que ven en cuanto a la conducta de sus padres y de sus madres y por ello es preciso que ambos sean un buen ejemplo para que sus hijos crezcan en una buena dirección para que después de ello les sea más fácil aferrarse a las prescripciones de Al-lah, alabado y ensalzado Sea, pues si su crecimiento se desarrolla en una situación alejada de las enseñanzas del Islam, les será muy difícil después de esto el regreso al camino correcto.

Y es una obligación para las madres educar a sus hijos en las primeras fases de su niñez, ya que ellas son las que mayor seguimiento tienen de ellos; y por ello, se hace obligatorio para ellas el aprender y el ahondar en el fiq del din de Al-lah hasta ser capaces de educar a sus hijos siguiendo una buena educación. Y si esto es así, será preciso para vosotros, siervos de Al-lah, el interesaros por enseñar a vuestras esposas para que lleven a cabo sus tareas cotidianas según el camino del Islam. De esta manera los niños verán esto y lo tomarán de manera espontánea y así los habréis ayudado en el temor de Al-lah y en la piedad.

Le suplico a Al-lah que nos confirme a nosotros y a vosotros en aquello que Él ama y en aquello que Le satisface. Ciertamente Él está cercano y responde; y rezad por el Profeta (s.a.w.), el elegido, y proteged vuestro asunto. Y Al-lah es el Señor digno de Alabanza y Gloria. Amin.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

308px-Basmalah.svg

 

PRIMER JUTBA

26 de Junio 1993

Jutba impartido por:

Sheij Hamid Umar al Waly (Imam de Mezquita At-Taqua)

Traducido del árabe por:

Sheikj Zakarya al-Qurtubi

En el Nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso. La alabanza es para Al-lah, el Único, el Compulsor, Quien engarza la noche en el día y que la oración y la paz desciendan sobre Muhammad (s.a.w.), el más noble de los elegidos.

¡Oh, gentes!, os aconsejo a vosotros y a mi mismo el temor de Al-lah y Su obediencia, y os prevengo de la rebeldía para con Él y de la transgresión de Sus Leyes, y os aconsejo que bajéis las alas (es decir, ser comprensivos e indulgentes) de la humildad para con los musulmanes y la ausencia de orgullo sobre ellos, pues el orgullo y la admiración del propio yo es Haram (ilícito).

Dice Al-lah, ensalzado Sea: “Esa última morada ha sido creada para aquellos que no desean la grandeza en la tierra y tampoco la corrupción; y el perdón es para los temerosos.

Y se nos ha transmitido de Abdullah Ibnu Massoud, (r.a.), que el Profeta (s.a.w.) dijo: “No entrará en el Paraíso aquel que tenga en su corazón el peso de un átomo de orgullo”. Y se nos ha transmitido de Maslama Ibnu al-Aqua’il (r.a.) que un hombre comió en la casa del Profeta (s.a.w.) comiendo con su mano izquierda (siendo que era diestro). Entonces le dijo (s.a.w.): “Come con tu derecha…”. Y respondió: “No puedo”. Y dijo (s.a.w.): “Y no podrás”. Pues no le impidió el comer con la derecha sino su orgullo. Y dice Maslama, que no la pudo llevar nunca más hacia su boca (la derecha). Lo relató Muslim. Y el motivo de la súplica del Profeta (s.a.w.), fue el orgullo de ese hombre de no querer aceptar su consejo. Y se nos ha transmitido de Abu Huraira (r.a.): “Dijo el Mensajero de Al-lah (s.a.w.)”: “Al-lah dice, alabado y ensalzado sea: “La grandeza es Mi manto inferior (Izzar) y el orgullo es Mi manto superior (refiriéndose a las dos piezas de la vestimenta usadas en el Hayy) y a quien polemice le castigaré”. Lo relató Muslim.

Por lo tanto, de la propia dignidad y el amor propio son para Al-lah por completo y no conviene a ninguna criatura complacerse con ellos dos, y cualquier criatura que se enorgullezca y engrandezca su amor propio, que sepa que Al-lah, glorificado y ensalzado Sea, le está observando y lo va a coger como lo hace alguien que es poderoso y capaz de todo. Y esa persona va a lamentar su actuación el día en que el lamento no le será de ninguna utilidad.

Y está dicho al Profeta (s.a.w.) en el Corán: “Y baja tus alas (de la humildad) para con los creyentes”. Y se nos ha transmitido de Abu Huraira (r.a.) que el Mensajero de Al-lah (s.a.w.) dijo: “He aquí que un hombre vestía una túnica que a su ego le gustaba en demasía y con porte altivo se admiraba de si mismo de la manera en que el caminaba. Fue entonces cuando Al-lah hizo que la tierra se hundiese a su alrededor y desde ese día anda la tierra estremeciéndose y agitándose hasta el Día del Levantamiento”. Hadiz en el que están de acuerdo los dos sahihain, Bujari y Muslim.

Y se nos ha transmitido de Maslama ibn Al-Akua’i (r.a.) que dijo: “El Mensajero de Al-lah (s.a.w.) dijo: “No deja el hombre de ir con su ego, hasta que se le inscribe entre los orgullosos y entonces le alcanza lo mismo que le alcanza a estos”. Lo ha transmitido Al-Tirmidi; y el significado de la expresión “anda con su ego”, es el de elevarse y enorgullecerse. Pues Al-lah, alabado y ensalzado sea, dijo de Qarun cuando este salió ante su pueblo con sus adornos enorgulleciéndose y gastando de aquello que Al-lah le había concedido en la rebeldía para con Él, riéndose Al-lah de su salida y de la agitación de alguna gente cuando lo vieron diciendo: “Entonces salió ante su pueblo con sus adornos y dijeron los que desean la vida de este mundo: “Ojalá se nos hubiese dado lo que se le ha concedido ha Qarun, ciertamente es poseedor de una gran suerte”. Y dijeron aquellos que fueron dotados de conocimiento: “¡Ay, de vosotros! Pues la recompensa de Al-lah es mejor para aquel que cree y obra correctamente y no la encuentran sino los pacientes. He hicimos que se los tragase la tierra; a él, y a su gente sin tener a nadie que le ayudase fuera de Al-lah. Y no fue de aquellos quienes se ayudan a si mismos. Este es el fin para los que se enorgullecen”.
Y tened cuidado con el orgullo con respecto a Al-lah, no vaya a ser que pueda alcanzaros el castigo que alcanzó a los que se enorgullecieron. Ruego a Al-lah por mi y por vosotros para que nos conceda el bienestar y le pido perdón para mi, para vosotros y para el resto de los musulmanes. Amin.

SEGUNDO JUTBA

En el Nombre de Al-lah el Clemente el Misericordioso. La alabanza es para Al-lah, le alabamos, le pedimos ayuda, ponemos nuestra confianza en Él, y nos refugiamos en Al-lah de la maldad de nuestras propias personas y de las acciones erróneas. Aquel a quien Al-lah extravía no tiene guía y aquel a quien Al-lah guía, no tiene a nadie que le pueda extraviar. Y atestiguo que solamente Al-lah es digno de adoración y atestiguo que Muhammad (s.a.w.) es Su esclavo y Mensajero.

¡Oh, gentes!, temed a vuestro Señor y temed el día en que le padre no responderá por su hijo y en el que el nacido no responderá en nada por su progenitor y seguid el consejo que Luqman el sabio dió a su hijo y que está presente en el Grandioso Corán.

Al-lah ensalzado sea dijo: “¡Oh, hijo mío!, establece la oración y manda lo establecido y prohíbe lo reprobables y se paciente en aquello que te suceda. Ciertamente esto es de las cuestiones que necesitan mayor templanza y no apartes tu mejilla de la gente y no andes por la tierra con altivez, pues Al-lah no ama a todo el que está admirado de su propio ego y que se cree ser mejor que los demás, y modera tu andar y baja tu voz, pues ciertamente la más desagradable de las voces es la de los asnos”.

De esta manera Luqman ordenó a su hijo con el establecimiento de la oración y de lo establecido como bueno y loa prohibición de lo establecido como reprobable; y la paciencia en aquello que le alcanzase de las cosas desagradables que tiene Dunia, y le ordenó que evitase el apartar su mirada de los musulmanes por orgullo hacia ellos a causa de su propio yo, o por desprecio hacia ellos.

Después le ordenó que evitase la propia admiración en el andar, es decir, el pavonearse; y le ordenó que evitase elevar demasiado la voz sin necesidad. Y se nos ha transmitido de Abdullah ibnu Amrin Ibnu al-As (r.a.) que Al-lah dijo: “Cuando el esclavo es colocado en la tumba, esta la habla diciendo: “¿Que es lo que te hizo olvidarme, acaso no sabías que yo soy la casa de la soledad, acaso no sabías que yo soy la casa de las tinieblas, acaso no sabias que yo soy la casa de la verdad?; ciertamente anduviste a mi alrededor vociferante”.

Y dijo el Mensajero de Al-lah (s.a.w.): “Aquel que deje caer su vestimenta por debajo de los tobillos, Al-lah no le mirará en el Día del Levantamiento…y embelleced vuestros modales, ¡Oh, siervos de Al-lah!”. Y se nos ha transmitido de Abu Darda (r.a.), que el Mensajero de Al-lah (s.a.w.) dijo: “No hay nada que sea más pesado en la balanza del creyente en el Día del Levantamiento, que los buenos modales”. Y se nos ha transmitido de Yabbir (r.a.) que el Mensajero de Al-lah (s.a.w.) dijo: “Ciertamente que el más querido por mi de vosotros y el más cercano a mi de vosotros en el círculo de contertulios en el Día del Juicio, es aquel que posee los modales más hermosos”.

¡Oh, hermanos musulmanes, adoptad los modales del Islam y conducíos rectamente con la guía de vuestro Profeta (s.a.w.) y después rogar por él (s.a.w.), pues aquel que reza sobre él una vez, Al-lah reza sobre él por esa vez, diez veces. Que Al-lah me confirme a mi y a vosotros en aquello que ama y Le satisface y arrepentíos hacia Al-lah, oh creyentes, quizás así seáis de los que tienen éxito. Amin.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

308px-Basmalah.svg

PRIMER JUTBA

16 de Julio 1993

Jutba impartido por:

Sheij Hamid Umar al Waly (Imam de Mezquita At-Taqua)

Traducido del árabe por:

Sheikj Zakarya al-Qurtubi

En el Nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso. La alabanza es para Al-lah que ha ordenado la justicia y el Ihsan (la perfección y la excelencia en la actuación) y doy fe de que no hay divinidad sino Al-lah al-Hanan (el Cariñoso, el tierno, el que tiene piedad para con Sus siervos), al Manan (el Bienhechor, el que concede bienes sin cuenta), y atestiguo que Muhammad (s.a.w.) es Su siervo y Mensajero, señor de los hijos de Adnaan (tribu árabe a la que pertenecía el Profeta, la oración y la paz desciendan sobre nuestro señor Muhammad (s.a.w.) y sobre sus compañeros mientras dure el día y la noche. Amin.

Siervos de Al-lah, dice Al-lah Glorificado y ensalzado sea, y Su Palabra es la verdad y grandioso es quien dice: “Únicamente los creyentes son hermanos”, y esta hermandad que Al-lah subhana wa ta’ala nos ha informado de ella en Su Generoso Libro, es la verdadera hermandad y la hermandad sólida que no cambia; y continuará siendo sólida entre los creyentes hasta el Día del Levantamiento. Y el creyente no se enemista con el creyente sino por error, o con mucho pesar o siendo injusto con él, o siendo ignorante en aquello que Al-lah subhana wa ta’ala hizo obligatorio para él en cuanto a amor y consejo para con su hermano creyente y el perdón de sus errores. Y en todas estas situaciones le es preciso al creyente que se enemista, el arrepentimiento hacia Al-lah subhana wa ta’ala, el que disculpe a su hermano creyente, el regresar al amor de su hermano y su consejo y la encubrimiento de sus defectos. Y no cabe duda de que todo esto proviene del deseo del alma por sobresalir y del Shaytan, dos de los enemigos inseparables del ser humano. Y no cabe duda de que aquello que Al-lah tiene más derecho sobre nosotros en cuanto a Sus órdenes, está en este asunto. Y Sus órdenes se encuentran en la cúspide de la retórica y de la belleza. Y quien la sigue adornándose con ellas, realmente ha triunfado y obtenido el éxito. Cuando Al-lah, Loado sea Él, es el que dice: “Toma el perdón, ordena lo establecido, y aléjate de los ignorantes”.

Y dice subhana wa ta’ala: “Contesta con aquello que es más hermoso y aquel con el que había enemistad entre tú y él, se volverá un amigo íntimo”. Y si actúas, oh creyente, de acuerdo a las enseñanzas que Al-lah te ha dado, triunfarás y te salvarás y serás respetado de entre las criaturas de Al-lah; es decir, perdonando a aquel que ha sido injusto contigo, y apresurándote hacia aquel que te ha prohibido acercarse a él y buscar la relación de quien ha roto contigo.

Y se nos ha transmitido de Abu Uyaina (r.a.), que dijo: “Cuando Al-lah azza wa yal-la hizo descender, “Toma el perdón, ordena lo establecido y apártate de los ignorantes”, el Mensajero de Al-lah (s.a.w.) preguntó: “¿Que es esto, oh, Gabriel? Respondió: “Ciertamente Al-lah te ha ordenado que perdones a aquel que ha sido injusto contigo, y que te apresures hacia aquel que te prohibió su persona, y que te relaciones con quien haya roto contigo”.

Os es preciso, Oh, creyentes, que concedáis a esta hermandad el cuidado que se merece, pues es uno de los dones que Al-lah os ha concedido. Y si no fuese por que Al-lah subhana wat’ala os ha guiado a la creencia, no seríais hermanos y no os diferenciaríais de los no musulmanes a los que únicamente les une lazos de tipo animal; y el refugio esta en Al-lah. Así pues, temed a Al-lah, Oh, siervos de Al-lah, y amaos en Él aconsejándoos mutuamente en Al-lah y que cada uno de vosotros ame a su hermano creyente en aquello que ama para si mismo y ruegue por él hacia la buena guía y el bien en su memoria (quiere decir, sin que esté presente aquél por quien se pide), pues viene en lo auténtico del hadiz que se ha transmitido de él (s.a.w.) que dijo:”Cuando el musulmán suplica por su hermano en su corazón, el ángel responde: “AMIN, y para ti lo mismo que para él”.

Que Al-lah me perdone a mi y a vosotros. Amin.

SEGUNDO JUTBA

La alabanza es para Al-lah, Señor de los de los mundos y doy fe de que no hay divinidad sino Al-lah, el Rey, la Verdad, el Claro, y doy fe de que Muhammad es Su siervo y Su Enviado; el sincero, el fiel y realizo el Salat y deseo la paz sobre nuestro Señor y Profeta Muhammad (s.a.w.), su familia y compañeros.

Oh, siervos de Al-lah, dice Al-lah, subhana wa ta’ala, y Su Palabra es la Verdad; e inconmensurable es quien dice: “Oh, gentes, os hemos creado de un macho y de una hembra y os hemos dispuesto en pueblos y tribus para que os reconozcáis. Ciertamente el más noble de vosotros junto a Al-lah es el más temeroso”.

Oh, siervos de Al-lah, esto es una verdad que es preciso reconocer y hay que actuar de acuerdo a ella y aceptarla. Y nos es preciso que reconozcamos la excelencia en aquel que Al-lah, subhana wa ta’ala, ha agraciado con el temor para con Él y que lo pongamos delante de nosotros y que no Le envidiemos y que no nos enemistemos con Él y que lo tengamos siempre presente dentro de la Salat, y fuera de ella en otros asuntos del Din. Como también es obligatorio para cada uno de nosotros el intentar ser uno de los nobles junto a Al-lah empleando en ello todo el esfuerzo de nuestra capacidad en el temor de Al-lah, subhana wa ta’ala. Y tenéis que saber, oh siervos de Al-lah, que la Salat es el pilar del Din, y es preciso al Imam cuando se dirige hacia ella, el dirigir a la gente sometiéndose humildemente a Al-lah, subhana wa ta’ala, siendo modesto sin ser orgulloso y sin ver en su propia persona el haber sido favorecido en su adelantamiento para la Salat, sino temiendo el no ser digno de ello y rogando a Al-lah, subhana wa ta’ala, que le perdone y que cubra sus faltas y que no le reprenda por adelantarse a quien pudiera ser mejor que él. Como es preciso también, a los que son dirigidos, el no afrentar a aquél que la mayoría de la gente ha adelantado como Imam y el embellecer el seguimiento del Imam y poner la intención sinceramente para Al-lah ta’ala, y el cumplir la Salat para Al-lah con sinceridad y no para el Imam, fulano, zutano o mengano. Y si el Imam actúa como se debe en la Salat, este es un favor. Y si olvida algo en la Salat, su olvido no recae sobre los que le están siguiendo ningún problema, pues pusieron la sincera intención para Al-lah, subhana wa ta’ala, y el defecto del Imam en su conocimiento y en su comportamiento no les perjudica si no lo tienen en cuenta (o sea, aunque hay que estar pendiente del Imam, esto debe de tenerse en cuenta buscando la corrección y la perfección en la Salat, y no estar pendientes de la persona que dirige la Salat, en cuanto a que el que haga de Imam sea fulano, o el Imam mengano). Y Al-lah es mi protector y en Él confío y a Él me dirijo.

Digo esto y pedid a Al-lah perdón por mi y para vosotros y para los creyentes. Oh, Al-lah, derrama tus bendiciones y Tú misericordia sobre Muhammad, el profeta iletrado, sobre su familia y compañeros, concediéndoles toda la paz. Amin.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

308px-Basmalah.svg

PRIMER JUTBA

23 de Julio 1993

Jutba impartido por:

Sheij Hamid Umar al Waly (Imam de Mezquita At-Taqua)

Traducido del árabe por:

Sheikj Zakarya al-Qurtubi

La alabanza es para Al-lah, al que ensalzamos y Le pedimos perdón y nos volvemos a hacia Él arrepentidos y depositamos nuestra confianza en Él y nos refugiamos en Al-lah de las maldades de nuestras propias personas y de las incorrecciones de nuestros actos. Aquel a quien Al-lah extravía no tiene quien le guíe, y aquel a quien Al-lah guía nadie lo puede extraviar. Y atestiguo que no hay nada digno de adoración excepto Al-lah, Único y sin asociado; y atestiguo que Muhammad es Su siervo y Mensajero (s.a.w.).

Ciertamente la palabra más verídica es el Libro de Al-lah y la mejor guía es la guía de Muhammad (s.a.w.), y el peor de los asuntos son las invenciones en ellos, pues toda innovación es un extravío y todo extravío está condenado al Fuego. Aquello que es poco y suficiente es mejor que aquello que es mucho y causa distracción (de los asuntos del Din), pues ciertamente aquello que se os ha prometido vendrá y vosotros no sois capaces de hacer nada.

Oh, hermanos musulmanes, os es preciso arrepentiros de toda falta en este bendito mes de Ramadán en el cual se hizo descender el Noble Corán y en el que se encuentra la Noche dele Destino ( Laylatu-l-Qadr), y dice Al-lah, alabado y ensalzado Sea: “Oh, los que creéis, volveos arrepentidos hacia Al-lah con un arrepentimiento sincero”. Y continua diciendo: “volved arrepentidos hacia Al-lah todos juntos, oh, creyentes, quizás tengáis éxito”.

Y la Ummat está de acuerdo en que el arrepentimiento es un deber obligatorio (fard) según esta ayat en la que Al-lah ta’ala dice: “Pedid perdón a vuestro Señor y después volveos arrepentidos hacia Él”. Y Al-lah, alabado y ensalzado Sea, ha prometido aceptar el arrepentimiento y lo declara de esta manera: “Y Él es Quien acepta el arrepentimiento de Sus siervos y perdona las incorrecciones y conoce lo que hacen”. Y dice, subhana wa ta’ala: “¿Acaso no saben que Al-lah es quien acepta el arrepentimiento de Sus siervos?”. Y continua, subhana wa ta’ala: “Ciertamente Yo Soy el Perdonador para aquél que se arrepiente, cree y actúa correctamente y después se conduce rectamente”·

Y en el noble hadiz se nos ha transmitido de al-‘Azà ibn Yassar al-Mazini (r.a.), que el Mensajero de Al-lah (s.a.w.) dijo: “Oh, gentes, arrepentíos hacia Al-lah, pues yo me arrepiento cien veces cada día”. Lo relató Muslim. Y si esto viene de quien Al-lah ha perdonado sus pecados de lo que fue antes y lo que fue después, ¿que pensáis respecto a nosotros?.

Se ha transmitido de Abu Musa al-Ansari (r.a.), que dijo: “Dijo el Mensajero de Al-lah (s.a.w.): “Ciertamente Al-lah extiende Su mano durante la noche para perdonar al autor de una falta durante el día y extiende Su mano durante el día para perdonar al autor de una falta durante la noche hasta que el sol amanezca por Occidente”. Lo relató Muslim.

Pedid perdón a Al-lah ta’ala para mi y para vosotros. Amin.

SEGUNDO JUTBA

La alabanza es para Al-lah y atestiguo que no hay nada digno de ser adorado excepto Al-lah, Único, sin asociado y atestiguo que Muhammad (s.aw.) es Su siervo y Su Mensajero.

Oh, hermanos musulmanes, os aconsejo, y a mi mismo, el temor de Al-lah y la obediencia para con Él y os prevengo de la rebeldía para con Él y de la transgresión de Sus preceptos. Dice Al-lah, Ensalzado Sea: “Aquél que haga el peso de un átomo de bien, lo verá, y aquél que haga el peso de un átomo de mal, lo verá”.

Así pues, que no se os escape, oh, siervos de Al-lah, la ocasión de arrepentirse antes de que se cierre la puerta (del Arrepentimiento) y contemplad, oh, siervos de Al-lah, el honor del musulmán y la ternura que Al-lah muestra hacia él cuando acepta su arrepentimiento. Y mirad también la súplica de los ángeles del Misericordioso, aquellos que transportan el Trono y otros, pues Al-lah nos ha informado de que ellos piden perdón por los creyentes y los que se arrepienten. Y así, dice Al-lah Ta’ala: “Abarcas toda cosa en sabiduría y conocimiento. Perdona a aquéllos que se arrepiente y siguen Tú senda y presérvalos del tormento del Yahim (uno de los fuegos del Infierno). Señor Nuestro, hazlos entrar en los jardines del Edén que les prometiste y haz entrar con ellos a aquellos que han sido correctos de netre sus padres, sus esposas y su descendencia. Ciertamente Tú eres el Noble, el Sabio”.Y tenéis que saber, oh hermanos, que el arrepentimiento tiene cuatro condiciones, que son:

1. El arrepentimiento de corazón.
2. El abandono de la rebeldía (del acto de rebeldía que se comete).
3. El firme propósito de no reincidir en ello, o algo similar.
4. Y que el motivo de ello sea el avergonzarse ante Al-lah y no ante otro fuera de Él, Ensalzado Sea.

Le pedimos a Al-lah, Bendito y Ensalzado Sea, que acepte nuestro arrepentimiento y el de todos los musulmanes y musulmanas y que nos aliente en aquello donde se encuentra Su satisfacción. Y pedid a Al-lah que derrame Sus bendiciones sobre el Noble Profeta (s.a.w.) en la manera que Al-lah os ha ordenado en Su Libro. Oh, Al-lah, concede la paz y las bendiciones a Muhammad (s.a.w.) y a sus esposas y su descendencia, así como lo concediste a Ibrahim y a la familia de Ibrahim.

En verdad, Tú Eres Alabado, Glorificado.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

308px-Basmalah.svg

 

PRIMER JUTBA

30 de Julio 1993

Jutba impartido por:

Sheij Hamid Umar al Waly (Imam de Mezquita At-Taqua)

Traducido del árabe por:

Sheikj Zakarya al-Qurtubi

Las alabanzas son para Al-lah. Atestiguo que no hay dios sino Al-lah y atestiguo que Muhammad (s.a.w.) es el Mensajero de Al-lah, que la paz y las bendiciones sean sobre él, su familia y compañeros.

¡Hermanos en Al-lah!, temed a Al-lah y sed precavidos en cuanto a la obtención del dinero por métodos prohibidos. Así pues, tened cuidado con la usura, pues la usura empobrece en este mundo y quema en el otro. Y que Al-lah nos proteja de ella.

Sabed que le que se beneficie de la usura, se levantará de su tumba en el Día del Levantamiento, como un loco ante toda la gente allí congregada.

Dijo Al-lah, el Altísimo: “Aquellos que se benefician de la usura, se levantarán de sus tumbas como se levanta un poseído por Shaytan”. (Sura la Vaca: 275).

Y dijo Al-lah, altísimo Sea: “Al-lah aniquila la usura (aunque en apariencia sea ganancia), y en cambio aumenta y hace crecer las donaciones (aunque sean mínimas). (Sura la Vaca 276).

¡Hermanos en Al-lah!, que sepáis que la ignorancia no tienen excusa en este campo. Es obligatorio para cada musulmán, aprender las reglas del comercio en todas sus modalidades, con el fin de alejarse de lo prohibido y evitar los negocios corruptos y la usura. Y que Al-lah, por Su bondad y Su generosidad, nos proteja de ellos. Y Él es nuestro mejor refugio, ya que no hay otro sino Él.

SEGUNDO JUTBA

Las alabanzas son para Al-lah, Aquel en donde no hay dios sino Él. Atestiguo que no hay dios excepto Al-lah, solo y sin asociado y atestiguo que Muhammad es Su Siervo y Mensajero(s.a.w.). Que la paz sea sobre él, el Profeta iletrado, sobre su familia y compañeros.

¡Hermanos en Al-lah!, quien persista en valerse de los intereses o la usura sin alejarse de ella y sin interesarse por los mandatos de Al-lah de como abandonarla, sin preguntar por las normas y cuestiones relacionadas con su práctica, sin importarle otra cosa que la obtención de dinero por cualquier procedimiento y sin que se haya girado a Al-lah por su persistencia en la práctica de la usura, que se prepare quien así sea a enfrentarse a una guerra con Al-lah y Su Mensajero. Y Al-lah Ta’ala así lo advierte en Su Sagrado Libro: “¡Creyentes!, temed a Al-lah y dejad todo lo que sea interés o usura si es que verdaderamente sois musulmanes creyentes. Y si no lo hacéis así, estad seguros de que tendréis que afrontar una guerra con Al-lah y Su Mensajero”. (Surat la Vaca: 278-279).

¡Hermanos en Al-lah!, debéis, por lo tanto, ser precavidos con la usura y aprender las reglas y normas del comercio para protegeros de ella. Y Al-lah sabe todo lo que hacéis. Que Al-lah nos beneficie con el aprendizaje del Corán y nos perdone a todos. Amin.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

308px-Basmalah.svg

6 de Agosto de 1993

Jutba impartido por:

Sheij Hamid Umar al Waly (Imam de Mezquita At-Taqua)

Traducido del árabe por:

Sheikj Zakarya al-Qurtubi

PRIMER JUTBA

Las alabanzas con para Al-lah. A Él le alabo, le pido ayuda y el perdón. En Él busco la guía, no niego Su Realidad y me enemisto con quien lo hace. Atestiguo que no hay más dios que Al-lah, único y sin compañero. Y atestiguo que Muhammad (s.a.w.) es su siervo y Mensajero. La paz y las bendiciones de Al-lah sean sobre Muhammad (s.a.w.), hijo de A’bdul-lah, sello de los profetas, Imam de los temerosos y señor de los enviados. Y también sobre su familia y todos sus compañeros.

Dice Al-lah, altísimo sea, en Su generoso Libro: “¡Creyentes musulmanes! Cuando se llame a la oración en el día del Viernes, (Yumu’a), apresuraos hacia el recuerdo de Al-lah”. (Surat el Viernes: 9).

Se transmitió de Ais Ibn Az-Zaqafí, que dijo el Mensajero de Al-lah (s.a.w.): “Quien se lavó en el día del Yumu’a e hizo la ablución mayor y se dirigió temprano andando hacia la mezquita, colocándose cerca del Imam y prestándole atención sin distraerse, obtuvo por cada paso que dio, la recompensa de un año de ayuno y de oración”.

En otro relato, se transmitió d eYábir Ibn A’bdul-lah (r.a.) que dijo: “Nos dijo el Profeta (s.a.w.), en un discurso: “Arrepentíos de vuestras faltas y giraos a Al-lah antes de que os muráis. Prodigaos en las buenas acciones antes de que sea tarde y conectaos con vuestro Señor a través del recuerdo (Zik’r) frecuente de Él y de la abundancia de “Sadaqa”, tanto en secreto como en público. Por todo ello seréis aprovisionados, ayudados y recompensados.

Sabed que Al-lah os ha hecho obligatorio el “Yumu’a” en este mismo lugar, mes y año hasta el Último Día. Pues quien lo dejara durante mi existencia o después de mi muerte, teniendo un Imam justo o injusto, ya sea por ignorarlo o por alivio propio, a ese Al-lah no lo cubrirá ni de bienes ni de bendiciones en cualquiera de sus asuntos. No le valdrá la oración, ni la peregrinación, ni el ayuno, mientras no se arrepienta y se gire a Al-lah. Y quien se gira a Al-lah, Al-lah se vuelve a él”.

¡Pedimos a Al-lah que Se vuelva hacia nosotros y hacia todos los musulmanes creyentes! Amin.

SEGUNDO JUTBA

Las alabanzas son para Al-lah, Señor de los mundos. Atestiguo que no hay dios sino Al-lah, solo y sin compañero, El Rey, el Clarividente, Señor de los primeros y de los últimos, dueño y poseedor de todo, tanto de este mundo como del otro y de lo que hay entre ambos, dueño del Último Día. Y atestiguo que Muhammad (s.a.w.) es Su siervo y Mensajero, el veraz, el fiel. Aquel que ha enviado Al-lah como misericordia para todos los mundos.

La paz y las bendiciones de Al-lah sean para nuestro maestro Muhammad (s.a.w.) hijo de A’bdul-lah, el mejor de todas las criaturas, intercesor de los reincidentes en sus faltas y conductor de los que lleven la señal luminosa en su frente. Y también para su buena y pura familia y para sus veraces y honorables compañeros y para todos aquellos que le han seguido fielmente hasta el último día.

¡Siervos de Al-lah!, se transmitió acerca del Profeta (s.a.w.) que dijo:Cesen las gentes en su abandono de los Yumua’s, o Al-lah sellará sus corazones y serán de los negligentes”.

¡Siervos de Al-lah! ¿Acaso no veis eso? Y eso es poco de cuanto por un lado hay con respecto a las promesas y de cuanto por el otro a las advertencias para quien descuida el Yumu’a y para quien lo observa.

¿Y no os dais cuenta de lo que Al-lah, glorificado y ensalzado Sea, ha preparado de bien por Su favor y generosidad para los cuidadosos observadores del día del Yumu’a?

¡Hermanos míos en Al-lah!, esforzaos pues, en la consecución de este preciado bien proveniente de Al-lah, glorificado y ensalzado Sea. Y sed cuidadosos con estas estrictas advertencias en cuanto al descuido y menos precio del Yumu’a. Por consiguiente, deberíais observar cuidadosamente todo cuanto Al-lah, altísimo sea, os ha impuesto de forma obligatoria.

Y que Al-lah me perdone a mi, a vosotros y a todos los musulmanes. Amin.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

308px-Basmalah.svg

13 de Agosto de 1993

Jutba impartido por:

Sheij Hamid Umar al Waly (Imam de Mezquita At-Taqua)

Traducido del árabe por:

Sheikj Zakarya al-Qurtubi

PRIMER JUTBA

 

Las alabanzas son para Al-lah, atestiguo que no hay más dios que Al-lah y atestiguo que Muhammad (s.a.w.) es el Mensajero de Al-lah.

¡Oh, Al-lah!, bendice a Muhammad (s.a.w.), el Profeta iletrado, así como a su familia, sus compañeros y concédele la paz!
Dice Al-lah, glorificado y ensalzado Sea, en Su Libro Generoso: “¡Oh, vosotros los que creéis, temed a Al-lah con verdadero temor y no muráis sino siendo musulmanes”. (La Vaca: 132).

Relató Al-Buhari, que Al-lah esté complacido con él, que dijo el Mensajero de Al-lah (s.a.w.): “Con verdadero temor”. Esto significa que se Le obedezca y que no se Le desobedezca; que se Le recuerde y que no se Le olvide; y que se le agradezca y que no se le niegue”.

Aferraos pues, al Islam con una atenta dedicación. Y esto sucede con la perseverancia en el cumplimiento de las obligaciones y el abandono de las prohibiciones y para que de esta manera muráis siendo musulmanes y obtengáis el éxito de la Casa Eterna que es la Otra Vida.

Por el favor y la generosidad del Majestuoso, quien vive de una determinada manera, muere de la misma manera. Y quien muere de una determinada manera será resucitado de la misma forma en que murió.

En cuanto al hombre musulmán que no se interesa por el Islam, y se expone continuamente al peligro de la desobediencia apartándose del conjunto de los musulmanes y es negligente con los asuntos del Din, que Al-lah nos libre de ello ya que es peligroso para la permanencia de nuestra fe en el Islalm.

Pedimos a Al-lah, para nosotros y para todos los musulmanes, que nos afirme en la fe y nos la aumente hasta que lleguemos al encuentro con Al-lah, Glorificado y Ensalzado Sea. Y le pedimos a su vez, que no nos tenga en cuenta las faltas y nos las perdone, ya que realmente Él es El Perdonador y Misericordioso. Amin.

SEGUNDO JUTBA

 

Las Alabanzas son para Al-lah, y atestiguo que no hay dios sino Al-lah, solo y sin compañero. Y atestiguo que Muhammad (s.a.w.) es Su Mensajero, la paz y las bendiciones de Al-lah desciendan sobre él, su familia y todos sus compañeros.

¡Siervos de Al-lah!, después dijo Al-lah, Ensalzado Sea: “Y aferraos todos a la cuerda de Al-lah y no os separéis”. (La Familia de Imram: 103).

Y la cuerda de Al-lah es el Corán. Así que es una obligación para cada musulmán recitarlo y aferrarse a él y no buscar la guía en otro que no sea él. Así mismo es preciso, que se prevenga de cualquier innovación llevada a cabo por los innovadores ya que la práctica no sirve sino es una aplicación fidedigna del Libro de Al-lah y de la Sunna de Su Mensajero (s.a.w.).

Después dijo Su Divina Majestad: “Y no os separéis”, lo que quiere decir que Al-lah, Glorificado y Ensalzado Sea, prohibió la separación en el Din.

Es obligatoria, por lo tanto, la unificación de los musulmanes en cuanto a que sus filas deben estar unidas bajo un mismo lema. Y ese es el de la obediencia a Al-lah y el de seguir la Sunna de Su Mensajero (s.a.w.). Está prohibido romper la uniformidad de los musulmanes. Y quien se independiza del conjunto de los musulmanes, quedará solo en el fuego; que Al-lah nos libre de él.

Así que es preciso, hermanos en Al-lah, que os améis por Al-lah colaborando estrechamente en el Sin y ensalzando la palabra de Al-lah (LA ILAHA ILA AL-LAH MUHAMMAD RASUL-AL-LAH). Y no porfiéis originando divergencias entre vosotros, de manera que ello os conduzca al fracaso.

Tened paciencia, pues Al-lah verdaderamente está con los pacientes.

Digo esto, y pido perdón a Al-lah para mi y para vosotros, así como para todos los musulmanes en general.

¡Oh, Al-lah!, bendice a Muhammad, el Profeta Iletrado, a toda su familia, a todos sus compañeros y dales la paz. Amin.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

 

308px-Basmalah.svg

 

20 de Agosto de 1993

Jutba impartido por:

Sheij Hamid Umar al Waly (Imam de Mezquita At-Taqua)

Traducido del árabe por:

Sheikj Zakarya al-Qurtubi

PRIMER JUTBA

 

Las alabanzas son para Al-lah, Señor de los mundos. Atestiguo que no hay dios sino Al-lah, solo y sin asociado. Para Él es el dominio y Él es la Verdad clarividente. Y atestiguo que Muhammad (s.a.w.) es Su siervo y Mensajero, el veraz, el fiel. Que la paz y las bendiciones de Al-lah desciendan sobre él, sobre su familia y sobre todos sus compañeros, desde hoy hasta el último día.

¡Siervos de Al-lah! Os aconsejo, así como a mi mismo, en el temor de Al-lah y en Su obediencia. Y os prevengo de la desobediencia y de contravenirle.

Dijo Al-lah, ensalzado sea: “Pues quien haga una pizca de bien lo verá y quien haga una pizca de mal, también lo verá”. (El Terremoto).

¡Siervos de Al-lah! Así mismo os prevengo, de la pérdida de tiempo y de los resultados obtenidos por dicha pérdida en el Día del Juicio, por las lamentaciones y penas que conllevaría. Y también os prevengo de la miseria y el lamento entre las criaturas en el Día del Juicio.

¡Siervos de Al-lah! Temed a Al-lah, haced buenas obras y aprovisionaros ahora en vuestra vida para la cita que se os ha prometido con un aprovisionamiento en el temor de Al-lah.

Se transmitió del Profeta (s.a.w.) que Al-lah dijo: “Quien de vosotros pueda tener en su haber una buena acción sin que la sepa nadie más que él y Al-lah, pues que la haga”.

¡Siervos de Al-lah! Debéis pues obrar con rectitud y con sinceridad, solamente por alcanzar la Faz de Al-lah, el que está oculto de la gente. Que Al-lah nos dé el éxito en aquello que Le agrada y Le complace. Amin. ¡Oh, el más misericordioso de todos!

 

SEGUNDO JUTBA

Las alabanzas son para Al-lah. Atestiguo que no hay dios sino Al-lah y atestiguo que Muhammad es el Mensajero de Al-lah (s.a.w.).

¡Siervos de Al-lah! Temed a Al-lah y obedecedle en aquello que os ha ordenado y absteneos de aquello que os ha prohibido. Y tomad y aprovechad todo lo que podáis de éste mundo para el otro, y de vuestra juventud para vuestra vejez, y de vuestra salud para vuestra enfermedad y no dejéis la casa del Ajira (el otro mundo) tras vuestras espaldas, ya que el perdedor es aquel que vendió su Ajira (el otro mundo) por su dunia (este mundo). Y es de buen Islam que el hombre deje aquello que no le atañe.

Que Al-lah me perdone, así como a vosotros y pedid bendiciones por el Profeta Generoso(s.a.w.). Amin.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

308px-Basmalah.svg

27 de Agosto de 1993

Jutba impartido por:

Sheij Hamid Umar al Waly (Imam de Mezquita At-Taqua)

Traducido del árabe por:

Sheikj Zakarya al-Qurtubi

PRIMER JUTBA

 

Las alabanzas son para Al-lah, Señor de los mundos. Atestiguo que no hay más dios que Al-lah, solo y sin compañero; y atestiguo que Muhammad (s.a.w.) es Su siervo y Mensajero, el veraz, el fiel. Pedimos a Al-lah paz y bendiciones para él, así como para su familia, compañeros y para todos cuantos le sigan de aquí al día del Juicio.

¡Siervos de Al-lah! Verdaderamente estos días son de una baraka especial por conmemorarse el nacimiento del Profeta (s.a.w.). Son días que Al-lah, glorificado y ensalzado Sea, concedió el honor de la existencia, de la aparición del mejor de los primeros y de los últimos. Y ese no es sino, nuestro maestro Muhammad Ibn A’bdullah (s.a.w.).

Nació en la Sagrada Meca , el día doce de este mes, es decir, Rabiu’-l- Awal y también se ha dicho que fue el ocho. En el día de su nacimiento aparecieron signos asombrosos y extraordinarios. Entresacamos los siguientes: La salida de una luz con él (s.a.w.), la extinción de un gran fuego que había sido encendido en el país de los persas desde hacía mil años. Y otros más.

Al nacer fue amamantado por Halíma As-Saa’día. Y cuando alcanzó la edad de cuarenta años, Al-lah, ensalzado sea, lo honró con el Mensaje, con el que selló las noticias celestiales. Fue empoderado para realizar tales milagros, que ningún contumaz obstinado puede refutar. Y el mayor de todos los milagros es al-Qur’an al-Adhim (El Inmenso), de cuya protección le fue encargada al Profeta Muhammad (s.a.w.) y de ta manera, que a lo largo de catorce siglos ha permanecido tal y como fue revelado. Manteniendo su recitación y siguiendo sus leyes hasta el final de los tiempos de dunia.

Dijo Al-lah, ensalzado Sea:

“Ciertamente Nosotros hemos hecho descender el Recuerdo (al-Qur’an) y Nosotros lo protegeremos y lo preservaremos”. (Las Cámaras de Piedra: 9).

Esto quiere decir que el Corán no ha sufrido ni sufrirá cambio alguno. No como le ha sucedido a la Torá y a los Evangelios que los cambiaron y los tergiversaron.

Entre otros milagros proféticos están: La partición de la Luna en dos, hacer brotar el agua de entre sus dedos, hacer manar el agua de la fuente de Tabuk y del pozo de Hudaybiya cuando estaban secos y la gente sedienta, alimentarse gran cantidad de gente con muy poca comida, contentarse el tronco con él y sostenerlo (s.a.w.) en los jutbas del Yumu’a. Aquí quiere decir que al tronco que usaba como mimbar le preguntó que si quería lo devolvía a su estado original, o sea, con sus ramas y sus hojas verdes, pero si permanecía con él tendría el Jardín. Y se quedó con él (s.a.w.). Las piedras le saludaban al pasar, tocando con su noble mano las ubres de una cabra que no producía leche la dejó repleta de ella. Y así muchos otros milagros con los que obsequió a sus sinceros compañeros quienes permanecieron siempre fieles a su lado en el cumplimiento del mensaje hasta que hasta que fueron afirmados fuertemente los pilares del Islam en todos los rincones de la Tierra y que se han extendido hasta nuestros días.

Alhamdu-lil-lah que lo ha preferido Al-lah sobre el resto de los profetas y nos ha preferido a nosotros como su pueblo sobre el resto de los demás pueblos. Nos ha puesto como testigos de ellos y ha puesto a Muhammad (s.a.w.) como testigo nuestro.

Dijo Al-lah, altísimo Sea:

“De la misma forma que os hemos dirigido al Islam, también os hemos hecho justos para que seáis testigos de que los pueblos recibieron su mensaje de los enviados. Y que el Profeta sea testigo de haberlo transmitido a vosotros”. (La Vaca: 143).

¡Siervos de Al-lah! Debemos, por lo tanto, ser agradecidos con los bienes y dones que hemos recibido y recordar especialmente en estos días el gran regalo del envío del Profeta Muhammad (s.a.w.) a nosotros en estos días del mes de Rabíu’-l-Awal al-Mubarak.

SEGUNDO JUTBA

Las alabanzas son para Al-lah, Atestiguo que no hay más dios que Al-lah y atestiguo que Muhammad (s.a.w.) es el Mensajero de Al-lah, que Él le bendiga y le de paz, así como a su familia y compañeros.

¡Siervos de Al-lah! Temed a Al-lah y aferraos a la Sunnah de Su Mensajero (s.a.w.). Tened cuidado y sed precavidos con las innovaciones en los asuntos del Din, ya que toda innovación es extravío y todo extravío conduce al Fuego. Que Al-lah nos proteja de él.

Sabed hermanos en Al-lah, que no ha aparecido nada en especial para estos dos días en los que me he detenido: el día del nacimiento del Profeta (s.a.w.), y el día que recibió su nombre. Es decir, que no se ha transmitido nada concreto como lo que expresamente conocemos sobre el día del sacrificio y el Ei’d al-Fitr.

Sin embargo, esta es una ocasión para la alegría, el júbilo y el alborozo. Y había entre los fuqahas, quien sacrificaba en el día del nombramiento del Profeta (s.a.w.) correspondiente al diez y ocho de Rabiu’-l-Awal, es decir, justamente seis días después de su nacimiento.

En ese día, todos sin excepción, hombres, mujeres y niños aprovechan pa ocasión para visitarse unos a otros, se perdonan entre ellos y se intercambian regalos. Cantan canciones alusivas al Profeta como “Talaa’-l-badru a’laina…” y otras.

Que Al-lah me perdone, así como a vosotros y pedid bendiciones por el Profeta Generoso (s.a.w.). Amin.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

 

308px-Basmalah.svg

 

3 de Septiembre de 1993

Jutba impartido por:

Sheij Hamid Umar al Waly (Imam de Mezquita At-Taqua)

Traducido del árabe por:

Sheikj Zakarya al-Qurtubi

PRIMER JUTBA

 

Las alabanzas son para Al-lah, Aquel que nos ha guiado a la fe sincera en Él. Atestiguo que no hay más dios que Al-lah, el Único. Y atestiguo que Muhammad (s.a.w.) es Su siervo y Mensajero. Que la paz y las bendiciones de Al-lah sean para nuestro maestro y amado Profeta Muhammad (s.aw.), así como para su familia y compañeros y todos aquellos que lo han seguido con el bien.

Dice Al-lah, el Altísimo, en su generoso Corán:

“¡Oh, vosotros los que creéis, alejaos cuanto podáis de toda conjetura y sospecha infundada, ya que algunas de ellas son faltas. No espiar ni buscar los defectos unos de otros! ¿Acaso le gustaría a alguno de vosotros comer la carne muerta de su hermano y que no sintiera asco?

Temed a Al-lah, verdaderamente Al-lah es Perdonador y Compasivo”. (Las Habitaciones: 12).

Y en un hadiz noble y correcto, se transmitió del Profeta (s.a.w.) que dijo: “¡Tened cuidado con las conjeturas y sospechas infundadas porque son la más infame de las conversaciones! ¡No espiad, ni pujéis sobre algo que no vayáis a comprar! ¡No os envidiéis, no os odiéis, ni os deis la espalda! ¡Sed, siervos de Al-lah, hermanos!

De Abu Barza Al Aslami, se transmitió que dijo el Mensajero de Al-lah (s.a.w.): “¡Oh, gente! Quien de vosotros confíe en su lengua, aunque no haya entrado la fe en su corazón, que no murmure de los musulmanes, ni busque sus faltas, ya que quien lo hiciera, Al-lah buscaría las suyas y lo avergonzaría en su propia casa”. En otro hadiz noble: “Cuando alguno de vosotros elogie a un hermano, que diga: pienso que es así, o así, y Al-lah conoce sus verdaderos propósitos. Y si sospechaste no lo des como hecho. Y si envidiaste, no te sobrepases deseando que cese el bien ajeno”.

SEGUNDO JUTBA

Las alabanzas son para Al-lah. Atestiguo que no hay dios sino Al-lah. Y atestiguo que Muhammad (s.a.w.) es el Mensajero de Al-lah, sobre él la paz y las bendiciones así como sobre su familia y compañeros.

¡Hermanos en Al-lah! Se transmitió de Anas Ben Malik, (r.a.) que el Mensajero de Al-lah (s.a.w.) dijo: “No será firme la fe de un siervo mientras que su corazón no sea firme. Y su corazón no será firme, mientras que no lo sea su lengua. Y entrará en el Jardín, aquel hombre que defienda a su vecino de palabra y obra”.

En otro hadiz noble dijoMu’ad Ben Yabal (r.a.): “Iba yo acompañando en un viaje al Mensajero de Al-lah (s.a.w.), y mientras caminábamos le pregunté: “¡Oh, Mensajero de Al-lah!, háblame de alguna acción que me haga entrar en el Jardín y que me aleje del Fuego”. Me contestó: “Me has preguntado algo grande que irá con quien Al-lah se lo facilite: adorar a Al-lah sin asociarle nada, hacer la oración, pagar el Zakat, ayunar en Ramadán y peregrinar a la Casa de Al-lah”. Después añadió el Profeta (s.a.w.): “¿Quieres que te indique las puertas del bien?”.

Dijo (s.a.w.): “El ayuno es protección, la sadaqa apaga (borra) la falta, de la misma manera que el agua apaga el fuego, y la oración del hombre en mitad de la noche es el emblema de los virtuosos”.

A continuación recitó:

“Se levantan los costados de sus lechos…”.

Después dijo (s.a.w.):

¿Quieres que te diga cuál es lo principal de la cuestión, su fundamento y su punto más álgido?

Dije:

“Claro que sí, oh, Mensajero de Al-lah!”.

Dijo (s.a.w.):

“La cuestión principal es el Islam, su fundamento es la oración, y su punto culminante es el Yihad”.
Añadió (s.a.w.): “¿Y quieres que te diga cual es el soporte de todo esto?

Dije:
“Claro que sí, oh, Mensajero de Al-lah”.

Dijo (s.a.w.): “¡Contén esta!” (señalando a su lengua).

¡Oh, Al-lah, bendice al Profeta Muhammad, a toda su familia y compañeros y dales la paz! AMIN.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

308px-Basmalah.svg

1º de octubre de 1993

Jutba impartido por:

Sheij Hamid Umar al Waly (Imam de Mezquita At-Taqua)

Traducido del árabe por:

Sheikj Zakarya al-Qurtubi

PRIMER JUTBA

 

Las alabanzas son para Al-lah y atestiguo que Muhammad (s.a.w.) es el Mensajero de Al-lah.

¡Siervos de Al-lah! Dice Al-lah, nuestro Señor, glorificado y ensalzado sea, en cuanto a las cualidades del Día del Levantamiento:

“Cuando el sol se pliegue y oscurezca”, hasta donde dice Al-lah: “Y cuando los individuos sean emparejados”.

Se transmitió de An-Nua’man ibn Bashir que dijo el Profeta (s.a.w.): “Y cuando los individuos sean emparejados. Será emparejado cada hombre con cada uno que practicaba lo mismo que él”. Y dijo U’mar ibn al-Jattab: “Será emparejado el depravado con el depravado, el justo y recto con el justo y recto”.

¡Siervos de Al-lah! Debéis, por lo tanto, elegir buenas compañías antes de que sea demasiado tarde. Dicen los ulemas que no está permitido acompañar al pervertido ni sentarse con él, salvo una necesidad imperiosa. Y es obligatorio para todo musulmán saber, que si acompaña a alguien y se complace con sus estados y situaciones a sabiendas que no se interesa por los mandatos de Al-lah, altísimo sea, cayendo en la desobediencia a propio intento y con asiduidad, tanto si su acompañante se trata de su esposa, el padre, la madre, o cualquier otra persona de entre las malas compañías. Que sepa, por lo tanto, el acompañador no arrepentido de su compañía, que será emparejado con él en el Día del Levantamiento y en presencia de toda la gente como testigos. En cuanto a los que frecuentan las buenas compañías, queriéndolos y sentándose con ellos, estará con ellos en el Día del Levantamiento y delante de toda la gente que lo atestiguarán.

Pues dijo nuestro veraz y fiel Profeta Muhammad (s.a.w.): “Cada persona estará con la cual amó”.

¡Siervos de Al-lah! Temed a Al-lah y estar prevenidos contra las malas compañías, ya que ellas, ciertamente, os alejan de la compañía de los musulmanes, de las mezquitas de Al-lah y de la gente de bien. Y que Al-lah nos proteja de ellas. Amin.

SEGUNDO JUTBA

Las alabanzas son para Al-lah. Atestiguo que no hay más dios que Al-lah y atestiguo que Muhammad es el Mensajero de Al-lah (s.a.w.). ¡Oh, Al-lah, bendice a Muhammad (s.a.w), el Profeta iletrado, lo mismo que a su familia y compañeros y deséales la paz!

¡Siervos de Al-lah! a continuación dijo Al-lah, altísimo sea:

“Y cuando las hojas sean extendidas”. Es decir, abiertas después de haber estado enrolladas. Y al decir las hojas, se está refiriendo a las acciones que han registrado los ángeles escribas en ellas sobre lo que han hecho de bien o de mal. Y cuando el hombre muere estas hojas se vuelven a enrollar para que después sean extendidas en el Día del Levantamiento. Y cada uno-a se detendrá ante sus hojas y sabrá lo que hay en ellas.

Que sepáis ¡musulmanes creyentes!, que vuestras acciones os serán contadas una a una de forma clara y vosotros os encontraréis con ellas frente a frente. Y cada uno de vosotros las reconocerá de tal manera, que no podrá ignorar absolutamente nada de ellas.

¡Siervos de Al-lah! Sabed que Shaytan es un enemigo declarado para vosotros y no quiere sino vuestra permanencia en el Fuego junto a él. Y que Al-lah nos proteja.

Debéis ser precavidos ante estas situaciones de peligro. En cuanto a la enemistad de Shaytan, no está conforme, por ejemplo, que vosotros hagáis la oración en grupo, como tampoco lo está el acompañante pervertido que a su vez es el shaytan del hombre, y solo desea alejaros de los musulmanes y de las casas de Al-lah.

¡Así pues, creyentes musulmanes!, sed precavidos y sopesad los asuntos con la balanza de la sharia islámica. Y que sepa cada uno que los que huyen de las casas de Al-lah, que él es el único perdedor, ya que Al-lah está por encima de todos los mundos. Y lo único que obtendrá aquel que se aleja de las mezquitas de Al-lah, será la complacencia del Shaytan de los hombres y del Shaytan de los genios y por lo tanto será emparejado con ellos dos en el Día del Levantamiento. Y que Al-lah nos proteja de ambos.

Y vendrán los que perfeccionan la ablución, con el rostro resplandeciente a causa de las huellas que deja el agua de la ablución, y también los caminantes que se dirigen hacia las mezquitas en la oscuridad de la noche, y todos serán conducidos por nuestro amado Profeta Muhammad (s.a.w.).

Pedimos a Al-lah que nos haga ser partícipes de ellos, así como a todos los musulmanes. Y que Al-lah nos beneficie con el Corán inmenso y con todo lo que tiene de signos y recuerdo del Poderoso. Pido el perdón a Al-lah para mí, para vosotros y para todos los creyentes musulmanes. Amin.

:::::::::::::::::::::::::::::::::

 

308px-Basmalah.svg

 

 

8 de octubre de 1993

Jutba impartido por:

Sheij Hamid Umar al Waly (Imam de Mezquita At-Taqua)

Traducido del árabe por:

Sheikj Zakarya al-Qurtubi

PRIMER JUTBA

 

Las alabanzas son para Al-lah. Atestiguo que no hay más dios que Él, solo y sin compañero. Y atestiguo que Muhammad es Su siervo y mensajero.

¡Oh Al-lah, bendice a Muhammad, el Profeta iletrado, así como a su familia y compañeros y dales la paz!
¡Siervos de Al-lah! Dice Al-lah, glorificado y ensalzado sea, en su generoso Libro:

“Los verdaderos creyentes musulmanes son aquellos que cuando se les recuerda a Al-lah, sus corazones se estremecen y cuando se les recitan sus aleyas, aumenta su creencia.

A su Señor se confían aquellos que establecen la oración, y gastan generosamente de aquello que les hemos aprovisionado.

Esos son, verdaderamente, los creyentes, los que tienen un alto grado ante Al-lah; tendrán el perdón y una provisión generosa”. (El Botin: 2-4).

¡Siervos de Al-lah! Con esta descripción que hace Al-lah, glorificado y ensalzado sea, se refiere a aquellos que tienen esas cinco cualidades. Esos son los verdaderos creyentes musulmanes. Y cuando Al-lah dice: “…aquellos que cuando se les recuerda el Nombre de Al-lah, sus corazones se estremecen…”, quiere decir, temen.

Dijo Sufian Az-Zauri: “He oído decir a As-Sa’di en relación a la misma frase anterior del Corán respecto al hombre que pretende ser injusto o desobedecer los mandatos de Al-lah, se le dice. “¡Teme a Al-lah!, y al oírlo se le estremece su corazón, es decir, se llena de temor de Al-lah y se aparta de la desobediencia.

Y cuando se les recitan las aleyas (signos) de Al-lah, aumenta y crece verdaderamente la fe en ellos en Al-lah. “Y a su Señor se confían”, únicamente sin desear a otro que no sea Él, ni dirigirse a otro que no sea Él, ni solicitar ayuda excepto de Él. Y saben que lo que Al-lah quiera eso es, y lo que no quiera, no es. Él solamente dispone en Su dominio, sin compañero alguno. No hay apelativos que valgan, sobre Su Ley y Él es rápido en la Cuenta.

“Aquellos que establecen la oración y gastan generosamente de aquello que les hemos aprovisionado”. Al-lah menciona sus acciones, después de haber mencionado sus creencias. Y esas acciones son todas muy encomiables, como la oración que es un derecho de Al-lah, el Altísimo, o como el gasto y uso generoso de lo que Al-lah les ha suministrado. Ahí está contenido el Zakat obligatorio y otras sádaqas recomendables. La creación es toda de Al-lah, y lo que más Le gusta a Al-lah de sus siervos es lo más beneficioso para Su creación.

¡Siervos de Al-lah! temedle a Él, y sabed que aquel que se adorne de esas cualidades será el verdadero creyente, y será la verdadera creencia. Todo tiene su realidad y la realidad de la creencia se corresponde con esas cualidades.

Se transmitió de Al-Hariz Ibn Malik Al-Ansari (r.a.) que dijo: “Pasé junto al Mensajero de Al-lah (s.a.w.) y me dijo: “¿Cómo has amanecido, Hariz? (preguntándole por cómo se encontraba esa mañana). Y le contestó: “He amanecido como un verdadero creyente”.

“Mira bien lo que dices, pues cada cosa tiene su realidad. Por lo tanto, dime cual es la realidad de tu iman”.

Dijo: “Me he despegado de este mundo pasando las noches en vela y los días sediento, y como si viera a mi Señor en lo más alto del Trono. O como si viera a la gente del Jardín visitándose mutuamente, o la gente del Fuego produciendo estertores en él”.

Y le dijo el Profeta (s.a.w.): “Lo sabes, pues ahora se recto”. Y se lo dijo tres veces.

“Aquellos que tienen un alto grado ante su Señor”; es decir, una posición elevada en los grados del Jardín y obteniendo por ello el perdón de sus faltas.

¡Hermanos míos en Al-lah! Debemos examinarnos a nosotros mismos constantemente y pedir a Al-lah, el Altísimo, que nos adorne con estas cualidades. Amin.

 

SEGUNDO JUTBA

 

Las alabanzas son para Al-lah. Atestiguo que no hay más dios que Al-lah y atestiguo que Muhammad (s.a.w.) es Su siervo y Mensajero, que Al-lah le bendiga y le dé paz, así como a su familia y a todos sus compañeros. ¡Siervos de Al-lah! Temed a Al-lah y sabed que iréis a Su encuentro y que Él es conocedor de todos vuestros secretos. Observad vuestras acciones y hacedlas sinceramente por Al-lah. Tratad según vuestra capacidad y con lo que Al-lah os ha otorgado, tanto física como espiritualmente, de razón, vista, oído…tratad de incorporar en vosotros mismos las hermosas cualidades mencionadas con anterioridad y que caracterizan al verdadero creyente. ¡Pedimos que Al-lah nos otorgue, por Su favor y generosidad, la fe verdadera y sincera! ¡Y pedimos que nos perdone nuestras faltas y la de todos los musulmanes, ya que Él es el Perdonador, el Misericordioso. AMIN.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::