Al-DAJJAL (El Anticristo…)


Resultado de imagen de Islam y el anticristo

Se transmitió de An Nawás Ibn Samán, Al-lah esté complacido con él, que dijo:

 

“El Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, nos recordó al Anticristo una mañana, y abundó en cuestiones sobre él de tal manera que pensamos que ya se encontraba entre nosotros. Y cuando volvimos a él, se dio cuenta de lo asustados que estábamos al ver nuestros rostros y nos preguntó:

“¿Que os pasa?”.

Dijimos: ‘¡Oh, Mensajero de Al-lah, nos has recordado al Anticristo esta mañana, abundando en cuestiones sobre él de tal forma que pensamos que ya se encontraba entre nosotros!

Dijo: “No es el Anticristo lo que más me asusta para vosotros, pues, si aparece estando yo con vosotros, seré yo únicamente quien se oponga a él; y si aparece cuando yo no esté con vosotros, cada uno se defenderá a sí mismo y únicamente tendrá a Al-lah como protector.

Ciertamente, será un joven de pelo crespo y su ojo no verá. Y le veo cierto parecido con Abddiluzza Ibn Qatan. Quien de vosotros alcance a verlo, que le recite las primeras las primeras aleyas de la azora de la “Cueva”.

Ciertamente, saldrá entre Sham e Irak y llevará la corrupción a diestro y siniestro.

¡Oh, siervos de Al-lah, sed firmes!”.

Preguntamos: ‘¿Mensajero de Al-lah, y cuánto permanecerá en la Tierra?”.

Dijo: “Cuarenta días: un día será como un año, otro como un mes, otro como si fuera un Yumua y el resto de los días como vuestros días”.

Preguntamos: ‘¿Mensajero de Al-lah, en el día que será como un año, nos bastaría en él, la oración de un día?”.

Contestó: “¡No, calculad su tiempo!”.

Preguntamos: ‘¿Y cuál será sus celeridad en al Tierra?’.

Dijo: “Será como el viento que viene tras la lluvia y seca lo que ha mojado.

Acudirá a las gentes y las llamará (haciéndoles dawa), y ellos creerán en él y le responderán. Ordenará al Cielo y lloverá; ordenará a la Tierra y crecerán las plantas.

Por lo cual, los animales regresarán en todo su apogeo, completamente saciados, repletos de leche y de anchos flancos. Después acudirá a otra gente y le hará ‘dawa’, pero ésta rechazará su palabra. Y él se alejará de ella.

Amanecerá en una tierra completamente yerma y no quedará ninguna riqueza en sus manos.

Pasará por unas ruinas antiguas y dirá:

‘¡Saca tus tesoros!’.

Y le seguirán como si fuesen zánganos de colmena.

Después llamará a un hombre joven en toda su plenitud, le golpeará con la espada y lo convertirá en dos mitades de un  sólo golpe. A continuación lo volverá a llamar y lo resucitará. Acudiendo de nuevo a él y con el rostro sonriente.

Entretanto Al-lah enviará al Ungido, hijo de María, la paz sea con él. Descenderá ante el minarete blanco oriental de Damasco entre dos ropajes. Y las palmas de las manos bajo las alas de dos ángeles que lo descenderán. Al inclinar su cabeza caerán gotas de agua y al levantarla descenderá de él un sudor como perlas plateadas.

Y todo infiel que encontrara el olor de su respiración, moriría.

Y su respiración llegará hasta donde llegue su vista. Lo buscaría (al Anticristo) hasta alcanzarlo y matarlo en Babilud.

A continuación acudirá Jesús, la paz sea con él, a la gente que no creyó en el Anticristo, a los que Al-lah había puesto a salvo de él. Frotará sus rostros y hablará de sus grados en el Jardín”.

Mientras tanto, Al-lah, el Altísimo, inspiró a Jesús, la paz sea con él:

“¡Ciertamente, Yo he salvado a unos siervos míos a los que nadie podrá combatir. Ve, pues, con mis siervos al monte para que se defiendan!”.

Al-lah enviará a Gog y Magog. Un pueblo inmenso de gentes que saldrán corriendo por todas partes. Los primeros pasarán por el lago Tiberiades (próximo al Mar Muerto en Palestina) y se beberán todo su contenido. Después pasarán  los últimos y dirán: ‘¡Aquí hubo una vez agua!’.

Y se verán rodeados en la montaña el Profeta Jesús, la paz sea con él, y sus compañeros, hasta tal punto que el precio de una cabeza de toro para ellos, fuese de más valor que cien dinares de cada uno de vosotros hoy.

Invocarán a Al-lah y le pedirán, el Profeta Jesús, la paz sea con él, y sus compañeros, Al-lah esté complacido con ellos, que los extermine. Y Al-lah hará caer gusanos sobre sus cuellos y aparecerán muertos todos a la vez.

Después, al descender el profeta de Al-lah Jesús (Isa), la paz sea con él, y sus compañeros, Al-lah esté complacido con ellos, a la Tierra, no encontrarán en ella un sólo palmo que no esté cubierto de hedor maloliente de los cadáveres.

Jesús, la paz sea con él, y sus compañeros, pedirán a Al-lah que los libre de ese mal y el Altísimo les enviará pájaros como cuellos de camellos de grandes que los llevarán y los arrojarán donde Al-lah quiera.

A continuación mandará Al-lah una lluvia tal, que no quedará casi nada que se esconda hasta dejar la Tierra limpia como un espejo.

Después se le dirá a la Tierra: “¡Crece y hecha tus frutos! ¡Devuelve tu báraka!”.

Ese día, todo un grupo de gente podrá comer de una sola granada y se cobijarán a la sombra de su cáscara. Se les bendecirá la leche hasta dar una camella lo suficiente para un grupo de gente. Y una buena vaca lechera dará para toda una tribu. Y la de una cabra para un clan de la tribu.

Entretanto, Al-lah enviará un viento bueno que los cogerá por debajo de las axilas, tomando el alma de cada creyente y de cada musulmán. Y quedarán los peores de toda la gente, copulando como lo hacen los burros, en presencia de todos.

Y para ellos habrá llegado la Hora”.

 

(Lo relató Muslim).

 

Hadiz extraido del libro: “Riyad As.Sàlihin” (Los Jardínes de los Justos) Por: Imam An-Nawawi.

Traducción árabe-español: Sheikj Zakaría Maza Vielva (r.a.).